Anhelos políticos

Alexánder Ríos Arboleda
Columnista

En las primeras de cambio del año 2020, se empieza a mover el ajedrez político. La partida que se planteó termina en el año 2022 con la elección de Congreso y Presidencia de la República. A escasos dos años de estas justas electorales, el senador Jorge Enrique Robledo lanzó su aspiración presidencial. Sergio Fajardo se trasteó de Medellín a Bogotá con el mismo propósito de estar en la capital centro del debate. Cambio Radical prepara su campaña, ingresando a la coalición de gobierno con la inclusión de militantes en el gabinete Duque en dos altas posiciones, al menos en un ministerio. Esto va acompañado de la presidencia del Congreso del senador Arturo Char desde éste próximo julio. En el sonajero de presidenciales de ese partido se alista Alejandro Char. De igual forma suenan para la primera magistratura, el ministro Holmes Trujillo y el procurador saliente Fernando Carrillo. A esta lista se suma el eterno candidato Gustavo Petro.
Para el Congreso, los partidos políticos con credencial se emplearan a fondo para conformar las listas a Senado y Cámara, que garanticen el crecimiento electoral y sean la punta de lanza para hacer la campaña del candidato que decidan apoyar para la Presidencia.

Esta semana en Pereira convocaron a una reunión el representante a la Cámara conservador Juan Carlos Rivera, con el propósito de adelantar deliberación política de lo que debe proyectar el conservatismo en Risaralda. Y sin duda alguna es oportuna esta primera deliberación política, para ir esclareciendo los retos que se deben consolidar al interior de la organización. De igual forma la conformación de las candidaturas departamentales a Cámara y cuál va a ser el norte en relación al Senado.

La diversidad de tendencias al interior del Partido Conservador sigue siendo la constante, auspiciada por el voto preferente y sumando a esto los apetitos personales y de clanes. La estructuración de la lista a la Cámara será el vivo reflejo de estas divisiones. El actual representante Rivera por derecho propio estará. El saliente gobernador Salazar Osorio sin duda estará pensando en presentar su nombre a consideración. El clan Merheg distanciado de Rivera y de Salazar buscarán colocar una ficha ganadora que les garantice el poder, ya se habla que están coqueteando el nombre de la excandidata a la Alcaldía de Pereira Carolina Bustamante. Queda un cupo que lo puede llenar una figura en representación del nuevo gobernador Tamayo Vargas. Esta lista así conformada aspiraría a tener de nuevo dos curules.

El liberalismo en Risaralda, con el poder en Pereira, buena representación en concejos municipales y una fuerte presencia en la Asamblea Departamental, también anhela preservar su actual representatividad de dos curules en Cámara.

El Centro Democrático sin mayor éxito electoral en las pasadas elecciones, se conformó con hacer parte del gobierno departamental de Tamayo Vargas, a pesar de la férrea campaña que diera su candidato Eduardo Cardona contra el gobernador electo, todo esto con el único propósito de tener un puñado de poder y así buscar repetir curul en la Cámara.

Cambio Radical, La U, Los Alternativos, El Mira. Deberán pensar como estructurar su participación en las listas de Cámara, para que el éxito electoral sea probable ante la competencia antes descrita.

P.D. El Esmad es una fuerza disuasiva y defensora de los derechos de todos los colombianos, los errores de los alcaldes de Medellín y Bogotá de utilizarlos después de iniciados los daños por parte de los vándalos, saldrá del bolsillo de los ciudadanos.