Ángela María Robledo: un fallo justo

Jairo Arango Gaviria
Columnista

Un fallo de segunda instancia del Consejo de Estado, decidió revocar la sentencia del mismo tribunal, que había dejado sin curul en la Cámara de Representantes a la congresista Ángela Robledo, por considerar que había incurrido en doble militancia.

Ángela María Robledo Gómez, nació en Manizales, una ciudad de costumbres conservadoras. Se graduó como sicóloga en la Pontifica Universidad Javeriana, con Maestría en Política Social de la misma universidad. Se ha desempeñado como profesora e investigadora de la U. Javeriana y de la U. del Rosario.

Trabajó en la Fundación Restrepo Barco, en proyectos de perspectiva de género, financiados por el BID. Directora del Departamento Administrativo de Bienestar Social del Distrito en la segunda alcaldía de Antanas Mockus, donde lideró la primera formulación de políticas públicas de la mujer en Bogotá. En el 2004 fue Decana Académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Javeriana.

En el 2010 es elegida Representante a la Cámara por el Partido Verde, con una votación de 158.415 votos, siendo reelegida en el 2014 como cabeza de lista por Bogotá en representación de la Alianza Verde. Por su excelente desempeño en la Cámara ha sido reconocida en dos ocasiones consecutivas, como la mejor congresista mujer del país, por más de dos mil líderes de opinión. Fue presidente de la Comisión de Paz de la Cámara.

Con las pasadas elecciones presidenciales, fue formula vicepresidencial de Gustavo Petro, alcanzando una votación superior a 8 millones de votos, lo que le permitió regresar a la Cámara de Representantes de acuerdo con la ley estatutaria de la oposición 1909 de 2008.

Este fallo, reivindica el ejercicio de la oposición en el país, corrigiendo lo expuesto en primera instancia por el Consejo de Estado, cuando le quitó su curul en el Congreso. En este entones se había dicho con suficiente claridad que el Consejo de Estado había cometido una injusticia, al no tener en cuenta un vacío normativo del estatuto de oposición, que es preciso recordar que este mismo estatuto duró tres décadas en materializarse, cuyo objetivo es el de reparar la exclusión histórica que han sufrido quienes ejercen la oposición en el país.

Es apenas justo que Ángela María Robledo regrese al Congreso de la República, no solo por el fallo que la favorece impartido por el Consejo de Estado, sino porque con su experiencia, calidades académicas y cualidades humanas, no solo gana el Congreso, sino el país y la democracia.
En buena hora Ángela María Robledo, regresa al Congreso, bien por el Consejo de Estado.