19.8 C
Pereira
miércoles, julio 24, 2024

¿Somos realmente libres?-Segunda parte

Es tendencia

- Advertisement -

Mientras que algunas teorías argumentan que somos completamente libres, otras sugieren que nuestra libertad está condicionada o incluso determinada por factores externos e internos. Para Sartre, el ser realmente libre y elegir sus acciones, es lo que permite hacernos responsables de nuestra vida y nuestra identidad.

La idea de Sartre que la existencia precede a la esencia tiene algunas implicaciones. Una de ellas es la primacía de la existencia, los seres humanos según este pensamiento primero existen y luego a través de sus acciones y decisiones definen su esencia o naturaleza; un segundo criterio es el de la libertad radical, en el que se argumenta que las personas son completamente libres para hacer sus propias elecciones, por ello se hacen responsables de sus vidas; Un tercer criterio es el de la responsabilidad personal, donde cada individuo es libre para determinar su esencia, y es por ello que se hace responsable de las consecuencias de sus acciones.

Un cuarto criterio es el del rechazo del determinismo, ya sea biológico, social o teológico, de allí deduce Sartre que, ninguna característica esencial predetermina el comportamiento humano, es por ello que cada persona tiene el poder de superar cualquier circunstancia; y un último criterio en el que se declara ateo, en su filosofía sartreana, es el de argumentar que, sin un Dios creador, no existe una naturaleza humana dada por adelantado, en ausencia de Dios, los seres humanos no tienen una esencia predefinida y es por ello que a partir de este criterio, cada individuo debe construir su propia identidad. Es a partir de este pensamiento filosófico donde se crean las bases de toda la filosofía existencialista, subsiguiente.

A partir de estos criterios, se define que todo ser humano es radicalmente libre y ante la ausencia de un Dios o de una esencia predefinida, las personas tienen la libertad total de elegir sus acciones y, por lo tanto, hacerse responsables de su vida y su identidad.

Desde una visión teísta, se puede refutar la posición de Sartre argumentando que la existencia de Dios no solo es compatible con la libertad humana, sino que también la fundamenta y le da un sentido más profundo. La libertad es vista como un don divino que permite a las personas cumplir un propósito dado por Dios, ejercer responsabilidad moral y encontrar significado en sus elecciones dentro del contexto de la providencia divina.

Padre Pacho

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -