Solución a la crisis: conciliación y dieta

Alvaro Ramírez González Columnista Echarle la culpa de este enredo al Ministro Carrasquilla es tan estúpido como vender el sofá donde la mujer fue infiel. Si un problema de tal envergadura se resolviera despidiendo a Carrasquilla, no sería entonces problema. Carrasquilla y todos los Ministros son “fusibles”, que se ponen y se cambian cada que…

Contenido Exclusivo

Este contenido hace parte de nuestra edición digital exclusiva
para suscriptores.

Compartir