18.2 C
Pereira
jueves, febrero 22, 2024

“SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO”

Es tendencia

UTOPIAS

- Advertisement -

La Palestina geográfica actual comprende un territorio de 6.520 Km2 con una población de 4.816.503 habitantes, bajo la administración de la Autoridad Nacional Palestina. Tiene variedad de regiones y climas, un pico nevado y zonas costeras en el Mediterráneo. Perteneció a Egipto, Asiria, Persia, Roma, el imperio Otomano, Gran Bretaña; más un conflicto sin resolver con Israel.  Conocida como Tierra Santa, Canaán, Israel, Galilea, Judea y Palestina; asentamiento de grandes civilizaciones y lugar de origen de religiones monoteístas: Judaísmo, Cristianismo e Islamismo. 

Al terminar la Primera Guerra Mundial los judíos dispersos por el mundo empiezan a reclamar un “hogar nacional judío”. Se les ofrece África Oriental, el Congo, Chipre y Argentina, pero los británicos desconocen a los árabes y favorecen a Israel para que ocupe parte de Palestina. El 29 de Noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprueba la “Resolución de Partición” que crea en la región dos estados: uno judío y otro árabe; Jerusalén queda bajo “régimen internacional especial”.  

Tal vez para atenuar la culpa, la ONU decide en 1977 señalar como “Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino” el 29 de Noviembre. La retórica tanto como las buenas intenciones son prolijas en todos los foros internacionales donde se habla de derechos inalienables de Palestina, identidad nacional y el regreso a las propiedades y hogares de los cuales fueron desalojados sus habitantes. El apoyo es evidente por medio de la cooperación a las organizaciones y la búsqueda de una solución pacífica al conflicto con la dirección de las Naciones Unidas. Pero, después de 76 años, la situación sigue como empezó.

Ahad Ha´am, humanista sionista afirma que los judíos “de siervos que eran en las tierras de la diáspora súbitamente se encuentran con una libertad sin restricciones y esa transformación ha despertado en ellos una inclinación al despotismo”. 

La respuesta es un canto de guerra plasmado en el himno palestino (fragmento): “Mi país, mi tierra, tierra de mis antepasados... Con mi determinación, mi fuego y el volcán de mi venganza; con el anhelo de mi sangre por mi tierra y mi casa. (…) Con la voluntad de los vientos y el fuego de los fusiles y la determinación de mi nación en la tierra de la lucha, Palestina es mi hogar, mi fuego, mi venganza y la tierra de la resistencia. (…) Por el juramento bajo la sombra de la bandera, por mi tierra y mi nación, y el fuego del dolor viviré como un fedayín (…) hasta que mi país vuelva. Mi país, pueblo de la perpetuidad”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -