18.9 C
Pereira
sábado, junio 22, 2024

Sobre La Virginia, ¿Quién contestará?

Es tendencia

- Advertisement -

James Fonseca Morales

Columnista

El 2011, se desbordaron los ríos Cauca y Risaralda sobre el área urbana de La Virginia, dejando damnificado al 62% de sus pobladores.

En 2012, para prevenir una emergencia semejante, la Corporación Autónoma Regional de Occidente, CARDER, contrató, por $3.200´671.074, la construcción de obras de protección, para mitigar las inundaciones ocasionadas por el eventual desbordamiento de esos ríos. Una de ellas fue un dique de 640 metros lineales, para complementar 3.600 metros de protección, en los que esa Corporación había invertido anteriormente.

Después de gastos tan cuantiosos, explicar la inundación ocurrida esta semana, señalando que llovió durante tres horas y colapsó un dique, como aparece en el boletín de prensa difundido por la CARDER, es solo aceptable como información preliminar.

Porque la tragedia inmedible de las gentes de ese municipio y la cuantía de las inversiones hechas en las obras que les deberían proteger y cuya eficacia ha quedado en entredicho, ameritan una investigación a fondo, técnica y profunda, de cuyas respuestas se deriven, primero correctivos adecuados y después, responsabilidades, si es que existieran.

El primer interrogante que se debe absolver es: ¿El dique roto fue el contratado por la CARDER en 2012? La siguiente pregunta, obligada es: ¿Por qué se rompió ese dique?, las lluvias torrenciales y muy prolongadas, no son inéditas en nuestro medio, por lo que no son una respuesta aceptable.

Sobre este punto ya circulan varias hipótesis, una de ellas cuestiona las obras de 2012; otra señala la posibilidad de que su solidez se haya deteriorado, por el paso del tiempo, por la acción humana o, hasta por la actividad no controlada de animales. Preguntamos: ¿Quién y cómo debe cuidar y mantener esas obras?

Otra pregunta nos surge de comparar el texto del contrato de 2012, donde aparece: «se requiere la ejecución de dicho tramo (los 640 metros contratados por $3.200´671.074) con el fin de evitar la afectación de los sectores aguas abajo (San Carlos – Progreso, Alfonso López -Trilladora, Trilladora – Estadio, Estadio – Variante)»; con lo dicho en boletín de prensa: «Adicionalmente, se puso en marcha el levantamiento topográfico de la zona, (para definir obras complementarias) desde el barrio San Carlos hasta el predio Coconí, con la expectativa de abordar hasta la variante que conduce a los municipios de Apía – Santuario» ¿No coinciden, por lo menos en parte, estos trazados?

Sin embargo, la primera respuesta necesaria es: ¿Quién, con independencia y conocimiento, contestará a la comunidad, las anteriores preguntas?

Y no podemos dejar en el tintero otro interrogante: ¿Por qué no se ha instalado la estación de hidro climatológica, proyectada bajo el puente sobre el río Risaralda, en Belén de Umbría, si estaba financiada con recursos de regalías? Hubiera advertido de la creciente.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. James lee con cuidado mi columna y encontraras algunas respuestas.Tu apreciacion es absolutamente valida.Fui actor de primera linea pero como no soy politico las consideraciones tecnicas no cuentan.Hablamos

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -