17.4 C
Pereira
domingo, junio 16, 2024

Sistema inmune, un pilar construido con nutrición

Es tendencia

¡Y refundaron a Claudia!

¿Y quién controla?

- Advertisement -

Por: Juan David Ortiz Sepúlveda

Es común escuchar que, para tener un sistema inmune fuerte, se debe llevar una alimentación balanceada, dormir bien y propender por una adecuada hidratación, pero ¿Qué tanto se logra llevar ese mensaje a la realidad y cómo repercute realmente la nutrición en nuestro sistema inmune? Primero hay que entender que es un sistema encargado de proteger al organismo de agresiones externas, normalmente provocadas por microorganismos, sustancias toxicas y alergenos. Clasificando al sistema inmune en dos uno con el que se nace, llamado sistema inmune innato y otro que se desarrolla de acuerdo con el contacto con estímulos externos, llamado adaptativo.

En consonancia con lo anterior, diversos estudios demuestran que cantidades optimas de diferentes nutrientes garantizan la síntesis de varios factores y mediadores del sistema inmune, en otras palabras, se ha comprobado que diferentes sustancias químicas provenientes de algunos alimentos, ayudan a la creación de células del sistema inmune (Bermejo Lopez & Colaboradores, 2021), de esta manera, estas sustancia, que también pueden ser llamado compuesto bioactivo, junto con algunos nutrientes brindan un ambiente celular propicio para el crecimiento, mantenimiento y proliferación celular.

Los nutrientes y compuestos bioactivos que se han estudiado y han demostrado tener una relación con el buen funcionamiento del sistema inmune son; las proteínas de alto valor biológico, donde radican principalmente en fuentes de origen animal, la carne, el pollo, el pescado. También, el omega – 3, ha demostrado tener una gran capacidad antiinflamatoria, este ácido graso, ayuda con la activación de las células del sistema inmune, de esta forma, mejorando la fluides celular. Por otro lado, las vitaminas liposolubles; vitamina A, D, E, también han demostrado ser útiles para procesos de reparación y ciclo celular, donde sus fundentes son principalmente los alimentos de origen animal, pero también, se encuentran en frutas y verduras de colores fuertes, es importante tener en cuenta el contexto para la utilización de estas vitaminas, ya que se puede caer en una hipertaminosis por una sobre suplementación de estas. 

Por último, pero no menos importantes los probióticos, que son básicamente son microorganismos vivos que modifican la flora bacteriana del intestino, entendiendo que alrededor del 80% de los elementos que constituyen el sistema inmune hacen parte del tracto gastrointestinal, las fuentes de estos probióticos son los lácteos fermentando. Una de las recomendaciones es cambiar periódicamente la marca del producto fermentado con el objeto de tener más variabilidad en las sepas de los microorganismos consumidos.

Bibliografía

Bermejo Lopez, L., & Colaboradores. (2021). Importancia de la nutrición en la defensa inmunitaria. Papel de la leche y sus componentes naturales. Madrid: Nutr. Hosp. vol.38 spe 2 Madrid 2021 Epub 01-Nov-2021.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -