14.1 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

Siempre hay una primera vez

Es tendencia

- Advertisement -

Luis García Quiroga
Columnista

Una de las satisfacciones más grandes que Pereira ha tenido a lo largo de su juvenil pasado, es la historia del Deportivo Pereira, ícono indiscutido del sentido de pertenencia que hemos tenido los pereiranos de todas las clases sociales.

Muchos, me cuento entre ellos, dejamos de ir al estadio cuando al Pereira le tocaron los directivos más malucos del fútbol colombiano. En mala hora y por largos años los malos manejos hicieron metástasis, dejando atrás una historia que data de la fundación del fútbol profesional en el país.

Nunca hemos sido campeones de la primera división. Cuando ganamos por primera vez el ascenso, nuestros rivales de Manizales se mofaron a placer encarándonos su primer título en la Copa Libertadores de América.

Mafiosos de medio pelo; avivatos que se hacían llamar doctores, algunos de ellos respaldados por dirigentes políticos; “inversionistas” que incluso por estos días han intentado meter sus cochinas manos en el equipo y así por el estilo, muchas veces con la complacencia y la adulación local, tuvimos un Deportivo Pereira ajeno durmiendo en nuestra propia cama.

En ese loco vaivén que convirtió el fútbol de un negocio sucio, fue quedando atrás la Furia Matecaña, el Fortín de Libaré y otros apelativos que advertían que Pereira se hacía respetar en su propio patio.

Hasta que tocamos fondo. Llegamos a tener el record mundial de 32 derrotas en serie. Hoy, el Pereira levantó la cabeza en manos de quien menos pensábamos que lo lograría: Un juzgado civil y el entrenador Alexis Márquez.

Lo del juzgado amerita análisis aparte porque he encontrado voces contradictorias, quizás fruto del fanatismo deportivo, pero al parecer ajenas a la ciencia jurídica, siempre tan compleja, discutible y lamentablemente con decisiones muy lentas de sus operadores. Pero eso es otra cosa.

En todo caso, quienes como yo en los años 60 íbamos al Mora Mora, de la mano de mi hermano mayor a ver la Furia Guaraní del inolvidable César López Fretes, con enorme satisfacción y renovada ilusión, vemos que el inspirador Alexis Márquez le cambió la vida a nuestro Deportivo Pereira.

No prometió Alexis llevar al Pereira “a las grandes ligas” como en los 80 nos ilusionó un ex alcalde. Alexis ni siquiera prometió salvarnos de otro vergonzoso descenso. Alexis miró una realidad más inspiradora: llegar más lejos.

Y Alexis nos llevó más lejos. Por primera vez en 77 años de historia, nos lleva a una final nada menos que frente al poderoso Atlético Nacional.

Pase lo que pase, los pereiranos hemos sido felices con el equipo de Alexis. Pero lo que todos queremos es que la ciudad vuelva a recuperar la dignidad de su emblemático Deportivo Pereira. Un campeón con dignidad. Ese es el verdadero reto.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -