14.7 C
Pereira
martes, abril 23, 2024

¡SIEMPRE HA SIDO LA TIERRITA !

Es tendencia

21 DE ABRIL

BILINGÜISMO

- Advertisement -
Deberíamos aceptar que el conflicto colombiano se origina en la crónica crisis del campo colombiano. Así lo reconoció Carlos Lleras Restrepo en su ponencia sobre el proyecto de reforma agraria (Ley 135 de 1961), al afirmar que esa iniciativa se originaba en el convenio de los partidos históricos ¨ Para introducir un cambio favorable en las clases más pobres de la población rural colombiana y organizar un sistema social justo en las industrias del campo”.
La violencia se focalizó en nuestros campesinos debido un hecho económico: desde tiempos coloniales, la tierra fue el principal factor de producción y enriquecimiento. Sin embargo, el economista Eduardo Sarmiento resaltaba que si hace 50 años la agricultura representaba el 40% del ingreso nacional, ahora no significaría más de un 7%. Un ejemplo: en el año 2013 exportamos unos 60.000 millones de dólares; y el 85% de ese valor vino del petróleo, la minería y actividades no agrícolas.
Lo anterior podría explicar el hecho de que nuestros “cacaos” apoyaran sin mayores reservas el proceso de la Habana. Ni los Santodomingo, ni Luis Carlos Sarmiento, ni el Sindicato Antioqueño formularon reparos importantes a las negociaciones; aunque el Grupo Ardila Lulle formuló reparos, debido a ciertas investigaciones que podrían representarle “multicas” por centenares de miles de millones de $$$.
Y todo esto explicaría por qué Uribe careció de importantes apoyos, ni la iglesia, ni los sindicatos, ni los gremios, se identificaron con el señor de Fedegan. Un proceso apoyado por el papa Francisco, el presidente de los E.E.U.U, la unión europea y los países latinoamericanos parecía inmune a la propaganda uribista: Obama, qué entonces tenía a la CIA para informarse sobre las Farc, no aceptaría ni en broma que la alta dirigencia colombiana conspira en favor del “castro chavismo”.
Pero, no seamos ingenuos: Uribe, además de manipular el miedo a “Lafar”, sí congregó a todos los intereses que desde antes de la ley 200 del 36 han logrado detener – y hasta revertir- cualquier intento de redistribuir nuestra ensangrentada “tierrita”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -