13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

¡Se les creció el viejo loco!

Es tendencia

- Advertisement -

Alvaro Ramírez González

Columnista

Hace varios meses escribí un artículo destacando la singular figura de Rodolfo Hernández, un millonario y exitoso empresario que abandonó su zona de confort para meterse en el berenjenal de la política aspirando a la Alcaldía de Bucaramanga.

Sin gastar dinero, sin salir a los barrios, encerrado en su casa hablando por las redes, ese “viejo loco”, como lo llamo su madre, les gano a toda la mafia política santandereana la Alcaldía de la capital. La ciudad estaba, saqueada, sobreendeudada, pero además parcelada. Se habían repartido los Institutos y Secretarías entre los grupos políticos. ¡Para saquearlos!

Rodolfo Hernández, “recogió las chequeras”, sometió a la administración municipal al más estricto régimen de austeridad y empezó a manejar el dinero con cuidado empresarial. Pero con pasión por Bucaramanga. Los resultados están a la vista.

Son tan sobresalientes que decidió aplicar el mismo modelo para Colombia. Y se lanzó solo, sin partidos, y sin políticos, a la Presidencia de la República. ¡Impensable!

Recibí muchos ataques, casi todos imagino yo, de sus enemigos de Bucaramanga, pero los hechos me van dando la razón. Advertí que ni siquiera iba a votar por él, a pesar de mi gran admiración. Primero porque los problemas de Colombia no están para que los maneje un viejo de 75 años. Y segundo, por qué sin aliados, y sin políticos, Hernández logrará en primera vuelta una muy buena votación. Pero jamás 11 millones de votos que se necesitan para ganar la presidencia. Además tiene al frente candidatos muy buenos y muy capaces. Entonces quiero que mi voto sea útil.

Pero Rodolfo, ese “viejo loco” como lo tildaron muchos desde el principio, resultó un verdadero coloso para hacer su política. “Soy millonario y todos lo saben”. “Pago $ 20 millones de impuestos cada día incluido sábado y domingo”. “Pago $ 7.000 millones de impuestos al año”. “El despilfarro en gastos del gobierno es brutal”

A su paso con cifras muy oportunas en la mano va cautivando adeptos.

“Los impuestos recaudarán el año entrante $ 170 billones, y el presupuesto nacional vale $ 340 billones.”

“La diferencia será más deuda?”

“Ustedes, se refiere a todos los exministros y candidatos, son unos locos, irresponsables”

“Han endeudado al país a unos niveles impagables”

“Fico Gutiérrez gastó en su Alcaldía $ 170.000 millones en comunicaciones, Peñalosa $ 90.000 millones y Rodolfo Hernández, $ 300 millones.”

“El departamento de la Presidencia de la República cuesta $ 4.500 millones diarios. ¿No es eso una locura?”

“La Presidencia de la República maneja 52 camionetas y 20 aviones”

“¡Hay que vender todo eso!”

“La Casa de Huéspedes de Cartagena se gasta $ 200 millones al mes en mercado. Yo sé la vendo a una cadena hotelera y acabó con esa joda”

Pues el tiempo me dio la razón. Ni es corrupto, ni está loco. Jamás cobró su sueldo como Alcalde de Bucaramanga. Con ese dinero, educó unos estudiantes pilos y pobres.

Se les creció “el viejo loco” En todos los debates es la estrella; su lenguaje claro y sus ataques directos a la clase política, desconcierta y desconfigura a sus oponentes. Va de tercero en las encuestas y trabaja muy duro poniendo cada centavo en lo más productivo de la publicidad. Y es el candidato que más crece en intención de voto. El mismo se ha pagado hasta hoy toda esa campaña.

Rodolfo Hernández no va a ganar. Y menos en primera vuelta como anuncia con euforia. Pero hasta el mismo está sorprendido del crecimiento exponencial de su popularidad. Tocó a fondo las fibras más sensibles del colectivo colombiano. “La robadera y el despilfarro”. Y se metió entre los tres primeros.

Y allí se va a quedar “el viejo loco” ¡Los sorprendió a todos!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -