18.4 C
Pereira
domingo, febrero 25, 2024

Se hace camino al andar

Es tendencia

- Advertisement -

Por: LuisMiguel Cárdenas

Se nace para morir; verdad inexorable que por mas que se intente desvirtuarla, siempre se fallece en el intento. El inicio de la vida del hombre es la plena demostración del carácter animal del humano en razón a sus motivaciones, reproducirse, alimentarse y, como diferencia con los otros, disfrutar racionalmente del mundo que lo recibe, muchas veces destruyéndolo.

Un humorista Europeo, afirmaba con profundo sarcasmo kantiano, que existen dos axiomas irrefutables, “el mundo es plano y la mujer es más bruta que el hombre”, Suso, filosofo popular con propuesta metodológica de fácil entendimiento para lo que somos, identifica al humorista referido, burlándose de su osadía y la ingenuidad colombiana al querer interpretar tamañano despropósito; seguimos siendo primarios en razón a una deliberada conveniencia; se nace y se muere siendo egoístas.

Como niño privilegiado con oportunidades inducidas, estudié mis primeras letras en una escuelita, hoy convertida en cárcel llamada “Manuel S Buitrago”; donde entendí que los niños por su naturaleza no tienen odios, discriminaciones o exclusiones más allá que sus propios instinto; pero los adultos, llámesen padres, acudientes o maestros, si lo inculcaban y promovían: No se junten con el negrito; no salgan con el hijo de la sirviente, esa era la consigna que hoy se manifiesta fehacientemente dándole cabida a la aporofobia, que es sinónimo social con la coprofobia o escatofobia. La pobreza es una “mierda”, dicen los presuntos e imaginados ricos, sin pensar que allá en la tumba somos iguales, canción popular. “de que presumes”.

Por razones de mi comportamiento, díscolo fui, entregado por mi madre, recientemente viuda, al reformatorio privado mas vacuno de la época, “el Liceo de los Andes”, que tenía como conductor al temido pero admirado “Vaca Brava”. Allí entendí la violencia, pero también como solucionarla a punto de reglazos, buenos y mejores consejos surgidos del dialogo, surge entonces un interés político, que aún conservo.

Pasé por los claustros de la UTP, pero mi instinto insumiso me sedujo hacia las ciencias sociales, estudiando Economía Política, como mal se denominaba la disciplina que recién iniciaba en la Unilibre de Pereira (Intervención del Estado en la Economía) y eso me entusiasmó. Aquello de las especializaciones fue después de conocer como nadie, mi ciudad y crear en mi sentir, el compromiso de honrarla; lo intenté, pero creo que no pude lograrlo y eso se convirtió en mi gran frustración.

Soy testigo de excepción y actor de reparto de primer orden del devenir de mi pueblo trasnochador y moreno. Desde los años 80 hice parte del grupo soñador que se ilusionó con ver como la urbe sin puertas ni forasteros, donde todos cabían y tiraban para un mismo lugar, todo fue y ha sido una ilusión. Para el año 1988, que coincidió con la elección de Alcaldes populares, los pereiranos perdimos nuestros apegos cívicos, compartidos por sentimientos de odio y confrontación, debido al surgir de nuevos dueños creadores del terrible y horrífico Poder Territorial, consolidando el poder al revés; Gobierno determinando el territorio y sojuzgando la población.

Hoy, al llegar a ser septuagenario, enfermo y cansado de tanto insistir sin tener eco, antes de que la parca inevitable me encuentre, quiero expresar mi frustración de ver la ciudad desordenada y difusa, pese haber advertido el desastroso devenir y proponer un camino a seguir con sentido de alta participación inteligente popular, para alcanzar la ciudad que todos queremos; dejo en la dispersa nube del pensamiento ajeno, mi último aliento de esperanza, para que en un futuro no muy lejano, la conciencia libre ciudadana, sea la que decida sus gobernantes; puesto que adolezco de poder, dinero y de aliento que me brinde fuerza en el tiempo para seguir insistiéndole a un pueblo, hábilmente inducido y manipulado, que se revele a tan ignominiosa conducta, y lo hago, porque aún pienso, reflexiono y respiro, y puedo expresar libremente, que no todo está perdido; que existen nuevas generaciones dispuestas a cambiar, invitándolas a recibir consejos, por que ustedes también llegaran a ser viejos y serán extinguidos con el tiempo, por ley natural de la existencialidad. Desde mi aposento de soledad, íngrimo pero enhiesto, seguiré predicando mi oración, no teológica, para que todos podamos algún día tener felices navidades y prósperos años. Éxitos es mi deseo como pereirano ilustre, pero no por linaje, sino por conocimiento. AGRADECIMIENTOS SINCEROS. Lumica74@hotmail.com

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -