22.1 C
Pereira
domingo, abril 21, 2024

Salud ligada al sueño

Es tendencia

- Advertisement -

Una persona adulta debería tener entre 6 a 7,5 horas de sueño al día, siendo un sueño de calidad, es decir, con el menor tipo de interrupciones posibles. El ser humano experimenta ondas lentas de movimientos oculares y ondas rápidas durante el sueño, entonces ¿Cuál es la diferencia y significa esto? Normalmente, las REM o movimientos oculares rápidas, es un tipo de sueño no tan reparador y está relacionado a sueños lucidos, por otro lado, NREM o movimientos oculares lentos, responde al sueño profundo y reparador, este tipo de sueño se suele experimentar durante la primera hora de sueño.

Lo ideal, es que la mayor parte del tiempo se pueda dormir y alcanzar el sueño profundo para así tener una mejor recuperación. Con lo anterior, es necesario evitar el consumo de cafeína, especialmente en personas que tienen un alto grado sensibilidad o cualquier sustancia estimulante, nicotina, fármacos o sustancias cómo la cocaína o anfetaminas. De la misma forma, es necesario tener horarios estipulados para la alimentación, ya que irse a la cama después de haber comido hace que sea más dispendioso alcanzar un sueño adecuado rápidamente, puesto que durante la digestión, grandes de cantidades de sangre se concentran en las arterias y el sistema circulatorio del estómago e intestino, no solo eso sino que también, hay una alta producción de ácido clorhídrico y otras sustancias, donde al estar acostado puede causar reflejo gastroesofágico, pudiendo alterar el sueño.

En cuanto al sueño diurno, hasta la fecha se han hecho gran calidad de estudios donde sugieren que lo ideal es realizar siestas cortas de entre 15 a 20 máximo, este tipo de siesta lo que permite es que la persona entre en un de ondas rápidas y pueda descansar lo necesario para seguir durante el día, es cómo reiniciar tu computador, dándole. Cuando las siestas diurnas duran más de 1 hora, el cerebro entra en un estado en el cual se producen algunos neurotransmisores, asemejando el sueño nocturno, entrenando en un sueño más profundo, lo cual es contraproducente, ya que al despertar parece que no se logró descansar. Algunos genios hacia algunas practicas para lograr ese sueño liviano, pero reparador, Albert Einstein, solía sentarse en una silla y empuñar dos esferas de metal, cuando alcazaba el sueño, desempuñaba las esferas cayendo al suelo y produciendo ruido, de esta forma el genio lograba tener siestas entre 8 a 10 minutos, esta práctica la realizaba varias veces al día.

La higiene del sueño, es fundamental empezarla a instaurar desde la niñez, donde la exposición a las pantallas, también se vuelve un reto, ya que estos dispositivos siempre están con nosotros, lo más recomendable ante ello, es ponerlos en modo avión y cambiar la pantalla antes de dormir por lectura o alguna actividad de sosiego.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -