26.2 C
Pereira
martes, julio 23, 2024

Reflexiones navideñas

Es tendencia

- Advertisement -

Alfonso Gutiérrez Millán

Columnista

Los tiempos de navidad son una verdadera fiesta en casi todo el mundo occidental. Y aunque su origen es religioso se celebraban igualmente en la antigua Unión Soviética y sus satélites, aduciendo que eran más bien una tradición milenaria de aquellos pueblos. Lo cual nos lleva a formular una pregunta interesante por si misma: ¿Las religiones tienen más éxito histórico que las filosofías?

Pienso que las religiones si tienen más éxito que las filosofías. Esto se debería a la respuesta que proporcionan a tres grandes problemas humanos, la muerte, el dolor que soportan ciertos seres, y la existencia del mal en el mundo: el fin de nuestra existencia constituye el supremo temor de los humanos, de allí que ciertos pensadores griegos concluyeran que la única diferencia entre los hombres y los dioses consistiría en que estos serían inmortales. Y mientras las filosofías no van más allá de dar cierto sentido a la vida y a la muerte, las religiones hasta proponen vidas eternas ¡Y esto es un enorme atractivo!

Las religiones, además, predican que los dioses no son responsables del dolor, ni del mal que existe en el mundo; y como este sería obra exclusiva de los seres humanos sugieren que nos atengamos a códigos de conducta formulados por ellas: si lo hacemos podríamos mitigar tanto el dolor como las consecuencias del mal; escapar a todo ello y hasta llegar el cielo, más allá de la muerte. Algo mucho más codiciado, debido a que las filosofías proponen soportar el dolor o  luchar contra el mal y, aun perdiendo, dar así un elevado sentido a nuestra vida.

Las mentes lógicas se detienen ante algunos límites de lo razonable, y ante la muerte. Las mentes religiosas rompen esos límites, buscan dentro de sí mismas una percepción directa con algo superior. En uno y otro caso el ser humano trata de encontrar una finalidad intelectual sobre la cual descansar en paz. El buscador sincero concentrará toda su energía en este tipo de esfuerzos, no se detendrá nunca ¡Y esto constituye la suprema dignidad de lo humano!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -