27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

RAICES DE NUESTRA INTOLERANCIA

Es tendencia

- Advertisement -
 En nuestra infancia casi siempre creíamos tener la razón. Con el paso del tiempo la experiencia y la cultura nos van enseñando que estamos  lejísimos  de tener la verdad universal. Con el tiempo y las experiencias culturales aprendemos qué  estamos lejos de tener la verdad universal. Si formamos una consciencia crítica descubrimos que las propias convicciones pueden ser  extrañas y hasta agresivas para algunas personas. En tal momento los psicólogos consideran  qué ha llegado el momento de la madurez. Entonces aprendemos a no ser inoportunos. Controlamos la expresión de nuestras opiniones y evitamos conflictos innecesarios. Para convivir, aprendemos a tolerar.
Pero en Colombia mucha gente calla, pero no por prudencia sino por temor a los poderosos, los narcos, los paramilitares o los guerrillos, así  esté convencida de tener la razón. Esto nos torna  más agresivos, por ejemplo, que en España, donde en común insultarse, pero raras veces se atacan corporalmente. Y no se trata de una supuesta perdida de los valores tradicionales, pues no es correcto qué antaño hayamos sido más tolerantes, sino qué manejábamos  la violencia en forma distinta. Desde la independencia quien ganaba una de nuestras guerras civiles imponía al perdedor sus creencias  e intereses, de maneara que la casa psicológica  de nuestra violencia consistiría en la intolerancia de nuestra mentalidad. Cuando creemos tener razón estamos dispuestos a llegar “hasta las últimas consecuencias”. Pero esto no es nuevo, para muchísimos filósofos la intolerancia ha estado ligada a la mitificación del concepto de verdad. Durante siglos se nos enseñó qué la verdad debe primar siempre. De tal manera los conflictos entre distintas “verdades” parecen inevitables y solo la certidumbre de que  no existe ningún humano qué posea toda la verdad nos puede hacer tolerantes.
 Al respecto oigamos al filósofo  Isaiah Berlin:“ si usted me pregunta porque  creo en los derechos humanos puedo decirle sencillamente qué es la única forma decente de qué los humanos vivan juntos. Y si me pregunta qué significa decente puedo decirle que es el único tipo de vida que los humanos  debemos seguir para no destruirnos  unos a otros”

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -