27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

¿Quién financia a los candidatos?

Es tendencia

- Advertisement -

*Lina María Arango D

Columnista

Si usted es un ciudadano que está interesado en que se promueva un sector financiero más justo, lo coherente es votar por un candidato que no esté financiado por los bancos o  si usted le indigna el costo y cantidad de peajes, fíjese a quienes financiarán las concesionarias viales. Muy seguramente, esos políticos no defenderán sus causas.

La financiación de campañas políticas es la puerta de entrada no sólo a la corrupción, si no a la garantía de mantener los privilegios de los sectores que contribuyen a la inequidad en el país o más grave aún, de quienes requieren cooptar el Estado para mantener el control sobre la contratación estatal.  En el año electoral que se aproxima la pregunta que todos los ciudadanos deberíamos hacernos es ¿Quiénes van a financiar las campañas? De la respuesta depende el enfoque de propuestas que tendrá el candidato y  los intereses que defenderá.

La financiación de campañas se da de manera legal e ilegal y los vacíos jurídicos existentes, permite que se consigan recursos de manera indirecta. La financiación legal, está relacionada con los aportes o créditos “sobre la mesa” de personas, empresarios, empresas y partidos políticos debidamente identificados y son reportados en el aplicativo del Consejo Nacional Electoral denominado Cuentas Claras. Allí todos los ciudadanos pueden consultar el total de ingresos y gastos, los créditos y las personas que aportaron donaciones en efectivo o en especie.  Por el contrario, la financiación ilegal, se da con recursos provenientes de actividades ilícitas y por su puesto los ingresos y gastos de campaña asociados a estos dineros no son reportados públicamente. El Estado se ha quedado corto en controlar el dinero ilegal que fluye en las campañas, sin embargo, el control social que los ciudadanos pueden hacer a partir de la información de los financiadores legales, es un paso importante para establecer qué empresas, personas  y conflictos de interés pueden tener un político elegido. 

Se aproxima una contienda electoral, y con ella, las apuestas de los financiadores – legales e ilegales – para identificar los candidatos que pueden tener opción y que pueden representar sus intereses en el Congreso de la República y en la presidencia. Entender la relación financiación – política, es un primer paso para saber que no serán esos candidatos con ríos de dinero y poca rendición de cuentas, quienes den el debate por un sistema más transparente y que luche contra la corrupción. ¡Y ese sí que es un tema!

Como cada 4 años, los ciudadanos elegirán en el 2022 el nuevo congreso y el presidente. En la contienda habrá miles de candidatos. Unos con muchos más recursos y visibilidad que otros. La evidente desigualdad de la contienda al congreso, sumada a la débil cultura política del ciudadano para verificar quién rodea al candidato  y qué intereses defenderá, serán nuevamente el enemigo de la búsqueda de la renovación y cambio en las prácticas lideradas desde esta instancia de representación.

*Profesional en gobierno y relaciones internacionales

Twitter @linamariaarango

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -