21.2 C
Pereira
jueves, febrero 22, 2024

¿Qué hacemos? arsénico en el agua

Es tendencia

UTOPIAS

- Advertisement -

Marta Elena Bedoya Rendón

Columnista

En junio de 2017, en nuestra columna en “El Diario” titulada “¡Alerta! Arsénico en el agua”, nos referíamos al informe que en el 2016   la Secretaría de Salud Departamental y la Alcaldía de Santa Rosa de Cabal, entregaron a los medios de comunicación, en el que señalaban que de acuerdo a los resultados del muestreo entregados por el Laboratorio de Salud del Departamento, realizado en la red de acueducto de ese municipio, se encontró una porción mínima de arsénico, dando claridad que su presencia no se debe a un factor externo, sino, que dicho elemento es natural de la tierra y de las emanaciones volcánicas en la parte alta de la cuenca, en donde, el río San Eugenio surte de manera importante el agua a santarrosanos y dosquebradenses.

Por instrucciones de la gobernación, se conformó un equipo técnico e interdisciplinario del cual hace parte la Universidad Tecnológica de Pereira, con el objetivo de adoptar  un plan de contingencia que comprendería la actualización del mapa de riesgo de abastecimiento de agua, toma de muestra del agua de manera sistemática, tanto, en fuente de agua cruda, como, en la red y hacer los debidos ajustes. Se establecieron correctivos y se informó que la situación se había superado y que la presencia de arsénico estaba dentro de los rangos aprobados y que el agua es potable.

Cuatro años después, el 29 de abril, el diputado Durguez Espinosa, lleva a la Asamblea como tema prioritario, la calidad del agua de la cabecera urbana de las empresas de servicios públicos domiciliarios que nos muestra una preocupante situación, concluyendo que la mayoría de nuestros acueductos rurales están en riesgo alto y nuevamente la denuncia de la presencia de arsénico residual en el agua que se toma antes de la bocatoma, inclusive en el agua que toman los santarosanos y los dosquebradenses.

De acuerdo al resultado del muestreo llevado a cabo el 3 de marzo de este año, realizado por la Universidad Tecnológica, en el agua para consumo del acueducto Pindaná de Santa Rosa, se muestra presencia de aluminio en la cantidad de 0.439, elemento que es utilizado para contrarrestar la presencia del arsénico, lo permitido es 0.02, sin embargo, se encontró arsénico en un grado de 0.113. En San Eugenio, en agua cruda se encontró arsénico en 0.016 y en Campo Alegrito 0.304 mg/l. Preocupante cuando la concentración máxima admisible de arsénico debe ser de 0,01 mg/l, basándose en la preocupación por su capacidad cancerígena en el ser humano.

¿Qué hacemos? Pregunta con la cual finaliza su intervención el Doctor espinosa.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -