22.3 C
Pereira
jueves, junio 20, 2024

Punto de equilibrio impredecible

Es tendencia

- Advertisement -

Jorge Eduardo Murillo
Columnista

Es muy impredecible tener la fecha o época aproximada en que un punto de equilibrio pueda decir que no estamos ni tan bien ni tan mal, después de la pandemia. El término viene de las finanzas pero es adaptable a cualquier situación que nos rodea. En economía el punto de equilibrio es aquel momento en que los ingresos son iguales a los egresos.

La economía mundial, la globalización, el auge de las tecnologías, el internet y las redes sociales iban embaladas, a ritmos exagerados, dejando mucha riqueza y poniéndonos en una burbuja llena de excesos de unos y lógicamente muchos viendo ese panorama desde un ángulo con muchas limitaciones, e incluso en medio de la pobreza. Ese panorama nos ponía por encima del punto de equilibrio y todos querían ganar cada vez más, en la mayoría de los casos a costa de los demás.

Las economías empezaban a crecer positivamente y muchísimos sectores comenzaron a sobresalir nacional e internacionalmente; el deporte y otros sectores surgieron aceleradamente y se respiraba un aire muy positivo. El lunar en el mundo es la pobreza, que diariamente los noticieros la resaltan en gráficas inhumanas, con la complicidad de ciertos políticos y gobernantes que no toman decisiones. En fin el panorama global y las redes mostraban escenarios de todo tipo, sin imaginarnos que una pandemia, como las ocurridas en los últimos siglos volvieran sobre la faz de la tierra. Ocurrido lo que está ocurriendo, el mundo se paraliza, la gente se va para las casas y los negocios paran.

El punto de equilibrio mundial desparece, los ingresos paran o disminuyen, pero los egresos siguen o aumentan. La ecuación dice que estamos en déficit, que el panorama es negativo y que como la pirinola, todos perdemos. Al inicio todo es solidaridad y el tema sanitario está por encima de todo, eso es apenas obvio. Dos meses después el mundo empresarial levanta la mano y dice que sin producir no hay dinero ni empleo. Razón tienen, pero que pasa con el equilibrio, en la propagación del nefasto bicho. Hoy los gobiernos buscan el equilibrio económico y de salud.

Pero lo que no sabemos es cuando la economía llegara a su punto de equilibrio, muchas empresas se recuperarán lentamente y sobrevivirán, pero miles de empresas en el mundo nunca volverán a prender motores, no generarán empleos y llegaremos a preguntarnos entonces, que pasará con el efecto dominó de allí en adelante. Cuándo llegaremos a un punto de equilibrio social donde llegue el sustento para los pobres y población más vulnerable. Se requerirán más impuestos y llegará la pregunta del millón, para donde irán, a donde los de arriba o, a donde los de abajo.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -