27.2 C
Pereira
jueves, febrero 29, 2024

Proyectos

Es tendencia

- Advertisement -

Héctor Tabares Vásquez
Columnista

En el análisis de la actualidad, especialmente en lo atinente a la formación y capacitación de las nuevas generaciones, al igual para los de las anteriores deseosas de estar a la altura de la modernidad o por utilidad y necesidad, continua como prerrogativa singular, constante y permanente, la educación, desde luego, complementada y acercada acertadamente a un objetivo mayormente científico y técnico, descontando el no desentonar en cuanto al empleo de las herramientas a la mano y fruto de los adelantos de la humanidad. Pero siendo esta una perseverancia del hombre en mantenerse al día y en conservar la actitud positiva hacia el mejoramiento incesante, la percepción en grande de la realidad, hace ver el interés de quienes poseen los medios de producción, en aproximarse cada vez más a todos los sectores sociales y a insistir mucho en llegar con toda la vehemencia y fuerza del caso, a la gente joven. Citando uno de los temas en los cuales el énfasis es considerable, lo tenemos en la televisión y en los instrumentos de comunicación puestos a la orden de los mercados, alrededor de cuyos efectos nocivos, no es exigua la difusión existente. Empero, el realce y la importancia aparecen prioritariamente en el buen manejo de los mismos, en la mesura y cuidado en la aplicación, descartando de plano ser o constituir una manera negativa en la aparición y surgimiento, en el desarrollo y multiplicación de ellos. Aquí la disposición y la trascendencia del punto radican en el enfoque y la intención perseguida, cuando resaltan cuestiones supuestamente teóricas y de poca monta, al referirse a los programas implantados, a la parte eminentemente espiritual, dirigiendo  la atención al ámbito personal, al varón, la mujer, al niño, en particular a la adolescencia. Precisamente, ha sido la época donde de nuevo la preocupación estriba en entrenar a los estudiantes en disciplinas de un contenido menos especulativos y de alcances superiores a los estereotipos de una antigua configuración en las asignaturas y pensum de los establecimientos encargados de transmitir los ideales y metas inherentes al texto específico. Obviamente, el asunto no es propiamente novedoso, si recordamos la tendencia muy trajinada del conocimiento universal, de la transversalidad en la enseñanza, bajo la consigna de preparar al profesional no solo en el área respectiva de su carrera, sino en un entorno cultural  propicio a la oportunidad de  abarcar otros campos del saber y no incurrir en el error de crear o fomentar al denominado “bárbaro especializado”. Sean pues, bien venidos  aquellos espacios publicados en los  canales de emisión centrados en divulgar conferencias originadas en mentes de verdaderos expertos en las materias difundidas, pletóricas de arte, literatura, ciencia, ficción, en una apertura del pensamiento de dimensiones diversas y de finalidades altruistas y solidarias. Aludimos a TED y APRENDAMOS JUNTOS.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -