20.1 C
Pereira
jueves, mayo 23, 2024

Prioridades Ausentes

Es tendencia

- Advertisement -

“Los pueblos de la tierra no sólo deben elegir al hombre que los conduzca: deben saber cuidarlo de los enemigos que tienen en las antesalas de todos los gobiernos.” Evita Perón

En el escenario político local, la figura del alcalde debería encarnar la esperanza y el compromiso con el bienestar de la ciudadanía. Sin embargo, lo que presenciamos es una triste farsa. El alcalde, en lugar de abordar con seriedad los problemas sociales que aquejan a la perla, prefiere sumergirse en un mar de farándula y superficialidades.

La demagogia, ese recurso retórico para manipular las emociones de la gente, al igual que durante la campaña electoral, el arma más eficiente del alcalde. Sus discursos grandilocuentes prometen soluciones rápidas y fáciles, pero carecen de sustancia y viabilidad. En lugar de enfrentar los desafíos reales, opta por la retórica vacía que solo sirve para alimentar su ego y mantenerse en el centro de atención.

El populismo, esa estrategia de seducción masiva, es el arma preferida del alcalde para mantener su base de seguidores. Sin embargo, detrás de sus promesas huecas se esconde una falta alarmante de políticas concretas y efectivas. Su enfoque en la popularidad y la imagen lo lleva a descuidar las verdaderas necesidades de la comunidad, relegando los problemas sociales a un segundo plano.

Pero lo más preocupante es su obsesión por la farándula, por cultivar una imagen de celebridad en lugar de concentrarse en gobernar con responsabilidad y honestidad. Las redes sociales y los medios de comunicación se convierten en su escenario personal, donde busca constantemente la aprobación y el aplauso fácil. Mientras tanto, los problemas sociales se acumulan sin solución y las desigualdades persisten.

Es hora de exigir un liderazgo auténtico y comprometido con el verdadero bienestar de la ciudad. El alcalde debe dejar de lado la demagogia y el populismo, abandonar su necesidad de farándula y enfrentar con seriedad los desafíos que enfrentamos. La ciudad merece un líder que esté dispuesto a trabajar duro, a tomar decisiones difíciles y a poner el interés público por encima de su propia vanidad.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -