26.6 C
Pereira
viernes, marzo 1, 2024

Prima Noctem

Es tendencia

- Advertisement -

Ramiro Tabares Idárraga
Columnista

Traducido al español significa primera noche. Introducido por los españoles en algunas de sus colonias como derecho de pernada. Es el derecho de los señores feudales sobre sus doncellas y siervas de su feudo, quienes deben pasar su primera noches de bodas en la alcoba del señor.  Algo vergonzante, con presencia aun en tempos modernos.

Su origen es germánico. Anglosajones y sajones, aplicaron la medida a los  pueblos conquistados. Se recuerda el caso de Sir William Wallace, legendario soldado escocés, quien es asesinado en Londres en 1035, por orden del  rey Eduardo I, no solo por luchar por la independencia de su país, si no por haber ajusticiado a un noble ingles, quien reclamo el derecho de prima noctem, y ante la negativa de la joven y su familia, esta fue asesinada. Wallace, inicio una guerra de guerrillas en las tierras altas de Escocia, derrotando en varios episodios al poderoso ejército imperial; exigió la terminación de esa práctica, y a pesar de su cruel asesinato, años después su país logra la independencia.

Esa figura oprobiosa, la encontramos en el México del siglo XIX. No vasto la independencia  de España para acabar con impuestos, censuras y derecho de pernada. Es el fatídico dictador Porfirio Díaz, quien sus treinta años de régimen, revive la figura y se la otorga a hacendados godos y católicos afines al gobierno para que hagan con las mestizas y nativas, lo que consideren necesario. Es el año 1910, en el estado de Sonora, cuando un joven blanco, hijo de hacendados, reclama ese derecho; y los indígenas, campesinos y colonos entraron en cólera e impidieron la consumación de los hechos. Son los tiempos de la revolución de Pancho Villa y Francisco Madero; donde después de más de cuatro siglos de servidumbre hay paso para las transformaciones sociales y económicas. Este episodio es inmortalizado en la película “Sol en llamas” de 1962, con una actuación magistral de Antonio Aguilar.

Hoy la situación de la mujer frente a sus derechos no ha cambiado mucho. Tienen menores salarios y jornadas más extensas. Son víctimas de acoso de patrones, jefes de personal y empresarios depravados. La sociedad colombiana poco avanza en ese peregrinaje de brindar garantías a los más vulnerables y desprotegidos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -