21.4 C
Pereira
jueves, julio 25, 2024

Pilares de la física moderna

Es tendencia

¿SERÁ POSIBLE?

PARADIGMAS CIUDADANOS

Busca por dentro

- Advertisement -

La física moderna está cimentada sobre dos pilares fundamentales: la teoría de la relatividad y la teoría cuántica. Ambos marcos conceptuales revolucionaron nuestra comprensión del universo, ofreciendo perspectivas radicalmente nuevas sobre la naturaleza de la realidad. Con estas dos teorías es posible hoy explorar el cosmos desde escalas incalculables hasta las más diminutas partículas subatómicas, confrontando al ser humano con toda una realidad mistérica que, desafían la intuición y la lógica clásica.
La teoría postula que las leyes de la física son las mismas para todos los observadores inerciales y que la velocidad de la luz en el vacío es constante e independiente del movimiento de la fuente o del observador. Introduce el concepto de que el tiempo y el espacio están entrelazados en una entidad denominada espacio-tiempo. Una de sus implicaciones más asombrosas es que el tiempo puede dilatarse y el espacio contraerse dependiendo de la velocidad relativa de los observadores, desafiando nuestra noción clásica de tiempo absoluto y espacio fijo. Esta teoría proporciona una descripción de la relatividad no como una fuerza, sino como una curvatura del espacio-tiempo causada por la masa y la energía. Esta teoría que también se denomina general, nos lleva a conceptos extraordinarios como los agujeros negros y la expansión del universo, ofreciendo una visión profundamente geométrica y dinámica del cosmos.
La teoría cuántica, también conocida como mecánica cuántica, nació de la necesidad de explicar fenómenos que no podían ser comprendidos a través de la física clásica, como la radiación del cuerpo negro y el efecto fotoeléctrico. Esta teoría se fundamenta en la idea de que, a escalas muy pequeñas, la naturaleza exhibe una dualidad onda-partícula y que las propiedades de las partículas subatómicas son intrínsecamente probabilísticas. Heisenberg, establece que es imposible conocer simultáneamente y con precisión absoluta ciertas parejas de propiedades físicas, como la posición y el momento de una partícula.
La relatividad nos lleva a concebir un universo en el que el tiempo y el espacio son maleables, moldeados por la presencia de masa y energía. La mecánica cuántica, por otro lado, nos sumerge en un mundo de probabilidades e interconexiones sutiles, donde la certeza absoluta es inalcanzable y la naturaleza exhibe comportamientos que desafían el sentido común.
Todo esto nos ha llevado a recordar que, el universo es un lugar de maravilla y misterio, abierto a lo desconocido y a nuestra limitada comprensión.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -