21.4 C
Pereira
sábado, mayo 18, 2024

Pensando en voz alta

Es tendencia

- Advertisement -

Jaime Bedoya
Columnista

*El derecho penal habla en el caso del escándalo de la vicepresidenta y de todos los ciudadanos que se hallen en situaciones iguales: el general Naranjo por narcotráfico, o de ese gran colombiano, Iván Marulanda, a quien le condenaron un hermano en Estados Unidos: No existen delitos de sangre. ¡Por fortuna!

Pero es honrado que quien aspira a los más altos cargos, esté libre de enredos familiares o comerciales que atraen la mirada inquisidora de la prensa.

El insufrible Turbay Ayala, ante sospechas narcóticas, pidió a su amo, el embajador gringo, buena certificación. A pesar de ser elegido, seguramente con ese respaldo y para vergüenza, con el de su partido liberal-bueno, ya de liberal no tenía nada- jamás pudo sacudirse el sambenito.

La señora vicepresidenta debió informar al pueblo el descalabro familiar. Éste, de seguro la habría premiado haciéndola vencedora en la candidatura de la derecha y sería la mandataria hoy, superior a este subpresidente; porque además de ser la más preparada y de mejor experiencia administrativa, el elector, aunque engañado, exaltaría la sinceridad.

Con su reprochable silencio, sobrellevará este lastre por el resto de vida. Recordemos a la superestrella demócrata Gary Hart, del año 88, de quien la prensa norteamericana hablaba así:

“Gary Hart hubiera ganado aquellas famosas elecciones, en las que partía como claro favorito unas semanas antes de la votación. Hombre con formación; empezó desde abajo; familiar, carismático, guapo, atractivo, telegénico- éstas no son cualidades de nuestra vice, para su infortunio-, agrego yo-. Tenía todo para convertirse en el futuro presidente de Estados Unidos.

A escasos días de las elecciones, aventuras románticas saltaron a la luz pública, ocupando portadas y minutos de televisión durante días; transcendencia mediática y social sin precedentes, que marcaría un antes y un después en la vida de, quien finalmente tuvo que renunciar por haberlas escondido”.

Un episodio, tan privado y personal, que en nada afectaría el manejo del Estado, se tiró la carrera del encomiado político, en favor de Reagan.

No mientan, que a ella le piden la renuncia por callar algo tan serio para un aspirante a semejante dignidad. No por delincuente.

**En todo caso de contradicción entre el derecho y la justicia, irás al lado de la segunda, enseñan en las facultades de derecho. Así lo hizo el valiente policía en Cali, que sin ser abogado dio lecciones de grandeza. ¡Felicitaciones!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -