16.4 C
Pereira
martes, mayo 21, 2024

Pensando en voz alta

Es tendencia

EN ESTE NUEVO DÍA

Mujeres que follan

Un poco de historia

- Advertisement -

Jaime Bedoya
Columnista

*Superada esta terrible golpiza, pensemos en el destino de la humanidad desde la profunda y bella utopía de los valores que no hemos logrado cimentar aún: Justicia, solidaridad y amor al prójimo, que se contrapone al desespero por amontonar riqueza, lacra que la especie ha de revisar. Para algunos hay tanta concentración que no alcanzarán a gastarse en mil años.

No más asistencialismo que hiere la dignidad de los beneficiados porque los vuelve dependientes y pasto de las fieras que cobrarán la “caridad”, en épocas electorales y los torna perezosos, sin ánimo de ocuparse, ya que a su casa llegará la miserable ración cada mes.
Necesitamos trabajo digno, no las migajas que dejan caer los ricos epulones a los miserables Lázaros.

¿Van a seguir con el desenfreno extractivista de petróleo, oro, platino, coltán y demás preciosidades, que llenan los mismo bolsillos y lo poco que dejan al Estado, es saqueado?
¿Continuarán privilegiando los minerales al agua que es vida para toda la humanidad? ¿Le darán vía libre al fracking, contra la fuente inagotable de energías limpias: solar, eólica, térmica, olas marinas, grandes ríos con caídas para la hidráulica? Cuándo entenderán que, depender del petróleo nos vuelve siervos de grandes productores que pelean y destruyen la economía.
Proverbio africano: Cuando tumbemos el último árbol, saquemos el último pez, matemos el último animal y contaminemos la última fuente de agua, veremos que el dinero no se come. La humanidad con el daño ecológico se tiró las fiestas y seguirá pagando si no corrige.

No más sueldos ni pensiones por encima de 10 millones de pesos que es dinero suficiente para vivir dignamente. De ahí hacia arriba, a un fondo de solidaridad social que lo vamos a necesitar porque temibles y variados ataques volverán.

*Que los prestamistas condonen la impagable deuda de los saqueados y empobrecidos países en vías de desarrollo. Igual los poderosos de Colombia, con los ciudadanos más pobres y verán cómo se les revierte tan noble acción.

*Claudia, es una gran alcaldesa, aunque le duela al uribismo que se empeña en difamarla.
*Mil gracias al cuerpo médico y paramédico por su consagración a salvar vidas.
*Con severas prescripciones, apertura a cuentagotas para salvar la economía.
*Película: Juan Pablo I, la sonrisa de Dios. Vale la pena verla. Fue el predecesor de Francisco, por algo lo mataron como podrá pasar con éste.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -