22.5 C
Pereira
miércoles, febrero 28, 2024

Pensando en voz alta

Es tendencia

- Advertisement -

Jaime Bedoya
Columnista

Cuando el hombre empezó a utilizar el carbón y el petróleo, le dio a los procesos industriales un potente impulso, que generó riqueza y bienestar para mucha gente. Pero no adivinó que con esa actividad estaba dando comienzo también a la debacle relacionada con los grandes problemas ecológicos que afectan y de qué manera, a nuestra casa común, como la denomina el querido papa Francisco. Y cuánto ha costado hacer caer en la cuenta al mundo entero sobre la urgencia de cambiarse a energías limpias para salvar la tierra, si es que aún es posible utilizar este verbo. Ahora que el tema de moda es el fraking-técnica de perforar roca e inyectar agua para sacar combustibles-, las organizaciones ambientalistas recaban sobre la defensa de la naturaleza como único camino para la supervivencia de la vida en la tierra. Pero no lo quieren entender los magnates del petróleo. Nos salen con el cuento que seremos autosuficientes sólo por los próximos seis años y que aplicar esta técnica es urgente para las finanzas de la nación. Y por qué no recurrimos a las energías limpias, que además, son un torrente casi inagotable mientras el sol tenga vida, que dicen los expertos, será por unos diez mil millones de años más. Nos acompaña también el viento, casi más potente que el sol porque hay día y noche, en todas las estaciones del año y en todos los rincones de la tierra. La biomasa es otra fuente y con la cantidad de basura que se produce, mataríamos dos pájaros con una piedra. Igual señalan la geotérmica y la posibilidad de aprovechar las olas del mar. Ni se diga de la electricidad producida por hidroeléctricas que dada nuestra irregular geografía y los gigantescos ríos, no resulta ni muy caro  ni muy difícil obtenerla.

Si acudimos a esta estrategia, nos reiríamos de la vida pues la supervivencia de la economía estaría asegurada y la tierra libre de tanta carga contaminante. Se reservaría el petróleo para las actividades estrictamente necesarias como los aviones y barcos, mientras se adecúan sus motores al uso de esas energías. Una cosa debe  quedarnos muy clara:  lindos el oro, las piedras preciosas, las esmeraldas y todas las joyas pero el agua es el elemento vital que no se puede sacrificar por ninguna  riqueza extractiva.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. Pues todo lo que usted dice es cierto, pero también es cierto que las grandes potencias como los EEUU están llevando a cabo la extracción del petroleo por ese medio y ni se inmutan a cambiarlo por las energías limpias, además que les importa si ellos piensan viajar en sus naves con drones incluidos al otro lado del espacio sideral que no se donde queda y los jodidos seremos nosotros y desde ya, entonces que hacemos nos empezamos a morir desde ya o salvamos un tiempito que nos queda.

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -