13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

Pensando en voz alta

Es tendencia

- Advertisement -

Jaime Bedoya Medina
Columnista

*Un poco de historia sobre la C.P.I: En 1998 se realizó en Roma una conferencia de delegatarios de la Naciones Unidas que estableció el Estatuto del mismo nombre para juzgar crímenes contra el derecho internacional. Los precedentes de este fabuloso acontecimiento se encuentran desde la terminación de la Primera Guerra Mundial, en los Tribunales de Nuremberg y de Tokio. Más reciente, con el Tribunal para la antigua Yugoslavia y Ruanda. Es independiente de la Naciones Unidas y también como la otra, tiene sede en La Haya. La burocracia está compuesta por: presidente, dos vicepresidentes, 18 jueces, un fiscal, un vicefiscal y secretario. El fiscal es la figura más poderosa del tribunal, encargado de investigar y acusar ante los jueces a los responsables de los crímenes establecidos en el Estatuto. Estuvo en Colombia el fiscal, señor Karim Khan, un jurista inglés con ascendencia árabe que, reemplazó en junio a la valiente Fatou Bensouda, que puso a temblar el establecimiento colombiano con la investigación preliminar por violación a los derechos humanos. El fiscal dio todo el respaldo a la JEP y fue muy claro en señalar que, a la vuelta de un año revisaría el caso para determinar si continúa el proceso investigativo abierto por su antecesora. Como era de esperarse, el funcionario señaló que la CPI., es subsidiaria a la justicia interna, responsable preferente en la investigación y castigo a los criminales. De No hacerlo, ella actuará contra el autor del hecho, contra quien no lo investiga o impide la investigación. He aquí los derroteros del estatuto:

“Conscientes de que todos los pueblos están unidos por estrechos lazos y sus culturas configuran un patrimonio común y observando con preocupación que este delicado mosaico puede romperse en cualquier momento,
teniendo presente que, en este siglo, millones de niños, mujeres y hombres han sido víctimas de atrocidades que desafían la imaginación y conmueven profundamente la conciencia de la humanidad, reconociendo que esos graves crímenes constituyen una amenaza para la paz, la seguridad y el bienestar de la humanidad, afirmando que los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto no deben quedar sin castigo y que, a tal fin, hay que adoptar medidas en el plano nacional e intensificar la cooperación internacional para asegurar que sean efectivamente sometidos a la acción de la justicia…”

Estatuto de Roma, Preámbulo.

Como siempre, la derecha malinterpretando a Petro. Su propuesta sobre los hidrocarburos es la más avanzado para salvar el planeta. Pero, claro, será gradualmente.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -