18.4 C
Pereira
domingo, febrero 25, 2024

¡Paridad! ¿Y las candidatas?

Es tendencia

- Advertisement -

*Lina María Arango D

Columnista

El código de reforma electoral aprobado en el Congreso el pasado 17 de diciembre de 2020, incluyó la paridad de género como una de sus apuestas más relevantes en materia de participación con equidad.  Esto significa que los partidos políticos deben garantizar la inclusión del 50% de mujeres en sus listas a corporaciones públicas (Concejos, asambleas y congreso).  Quienes se oponen a estas medidas suelen afirmar que las mujeres deben ganar los espacios por sus capacidades y no por una ley de cuotas. Sin embargo, dicha afirmación muestra un evidente desconocimiento sobre las barreras personales, familiares, políticas y económicas que tienen las mujeres líderes para escalar en la representación política.

¡No hay mujeres! afirman los líderes políticos a la hora de inscribirlas como candidatas. ¡Los espacios están y ellas no los toman! Es común escuchar. Hay algo de cierto en estas afirmaciones. Durante la campaña de 2019, donde fui candidata a la gobernación de Risaralda, desde el Partido Alianza Verde invitaron a las organizaciones de mujeres del departamento a identificar e incluir mujeres como candidatas a cargos de elección en los diferentes municipios. Ninguna organización respondió. Sin embargo, mi posición más allá de cuestionar la nula respuesta, es entender que las mujeres requieren garantías, capacitación y motivación previa antes de tomar la decisión de lanzarse a una campaña política, que implica costos personales, económicos y profesionales.

Mujeres con liderazgo si hay, pero los políticos se equivocan en la manera de impulsarlas. Invitar a una mujer a ser candidata, cuando no existen garantías de apoyo, de financiación y cuando es evidente que ya existen candidatos con privilegios, con la bendición del congresista, alcalde o gobernador, es una razón de fondo que desmotiva a las mujeres a participar. Es una competencia muy desigual. 

Estamos a un año de las elecciones de congreso y los partidos políticos en el Eje Cafetero deberán incluir dos mujeres  en sus listas a Cámara de Representantes. No dudo de las capacidades de liderazgo de las mujeres cafeteras, pero si del interés genuino de los caciques políticos tradicionales de la región, para abrir espacios a quienes sin ser parte de su círculo de confianza, puedan poner en riesgo el estilo patriarcal de la manera como se ejerce la política en la región. 

Mujeres: Tomar la decisión de ser candidata a una elección popular no es fácil y menos  cuando no se es parte del círculo de poder político local. Sin embargo los espacios están ahí, las Leyes están a nuestro favor, esperando por quienes tengan el valor de alzar la mano a pesar de no ser “bendecidas” por el político local. ¡Alza la mano! Lo mínimo que puede pasar es que te digan que no, poniendo en evidencia su miedo a la competencia.

*Profesional en gobierno y relaciones internacionales

Twitter @linamariaarango

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -