19.1 C
Pereira
lunes, abril 22, 2024

“Pancho y Chita”

Es tendencia

- Advertisement -

Alfonso gutièrrez millàn

EL sacrifico de estos dos chimpancés por el delito de haberse escapado del parque Ukumari revive un debate qué lleva siglos sobre el siguiente tema ¿ pueden los animales superiores, no humanos gozar de ciertos derechos reservados a los animales humanos?. Fue así como en el año 55 A.C. Pompeyo costeó en el coliseo romano un combate mortal entre gladiadores y algunos elefantes; pero los animales eludieron luchar, dirigiéndose hacia las graderías en actitud que parecía suplicante: y entonces los integrantes de la plebe romana lograron que se les conservara la vida. En opinión de Cicerón… esos elefantes habían establecido una verdadera relación de comunidad (o “societas”) con los seres humanos. Según leyes vigentes en ese mundo globalizado por Roma los animales no se consideran como personas… sino como meras cosas sobre las cuales constituimos derechos de propiedad, para usar, disponer y disfrutar de ellas a nuestro antojo. Y recordemos que la protección jurídica integral para la persona humana solo se convirtió en paradigma universal a partir del siglo XVIII, con la filosofía de la Ilustración. Hasta ese momento las doctrinas políticas o religiosas -incluyendo el judaísmo, el cristianismo o el Islam-, consideraban perfectamente natural que existieran seres humanos a los cuales se les daba el tratamiento de cosas, como los esclavos y los siervos de gleba que se vendían con las tierras a las cuales pertenecían. Hoy, filósofos como Peter Singer o Marta Nussbaum proponen un nuevo paradigma, consistente en reconocer a los animales, no humanos, ciertos derechos que les permitan llevar una vida digna: incluyendo adecuada nutrición, actividad física, vivir libres de dolor, sin temor, miseria o crueldades, no estar encerrados fuera de su hábitat natural; lo cual incluye entablar relaciones gratificantes para ellos. Y, si consideramos necesario sacrificarlos, tienen derecho a una muerte indolora. El hecho de que los animales humanos pensemos de manera distinta -como sucedió con la esclavitud, hasta la llegada de la ilustración en el siglo XVIII-, no autoriza a negarles esos derechos ¡El progreso de la conciencia ética en el siglo XXI así lo proclama!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -