26.6 C
Pereira
viernes, marzo 1, 2024

Nos responden sobre las estampillas

Es tendencia

- Advertisement -

James Fonseca Morales
Columnista

Hemos recibido una comunicación del gobierno municipal de Pereira, firmada por la Sra. Secretaria de Hacienda, como respuesta a nuestra columna de la semana anterior, que tuvo el título “Puños, riesgos y plata perdida en Matecaña”.
Entendemos la contestación como referida al párrafo final de nuestro texto que decía: «La pérdida de $10.056 millones del arte y los adultos mayores, no puede pasar inadvertida.», que apareció enseguida de la anotación que trascribimos de la página del Consejo de Estado, que sintetiza la sentencia de segunda instancia del proceso de nulidad iniciado por OPAM, contra la liquidación de las estampillas causadas por el contrato de Asociación Publico Privada, para remodelar el aeropuerto Matecaña y que dice: “se declara la nulidad de los actos demandados”.
La Sra. Secretaria de Hacienda hace un recuento muy detallado del litigio y de las acciones y gestiones del Municipio en él y termina asegurando que el Municipio de Pereira «continúa realizando las gestiones necesarias y se encuentra adelantando los procesos tributarios para la determinación de los impuestos, en aras de salvaguardar los recursos públicos del Municipio.»
Nosotros, teniendo a la vista la referida sentencia de segunda instancia, encontramos que ella declara que el Municipio sí tenía la competencia para expedir la Resolución que liquidó oficialmente las estampillas, cuando OPAM pretendía que no la tenía y que, así no se hubieran adherido estampillas físicas al contrato, los tributos fueron causados.
Pero también sentencia que: “en el presente asunto era improcedente que la base gravable de las estampillas se conformara con el presupuesto estimado de inversión que se comprometió a realizar el contratista, pues debía estar integrada con las remuneraciones que le pagaran.”
Esta parte del fallo aplaza el pago de las estampillas, en cuotas periódicas, hasta el fin de la APP. Lo que implica una pérdida para el municipio, pues en enero de 2018, año en que se inició la demanda, $10.000 millones equivalían a 3.351.207 dólares de los Estados Unidos y hoy solo serían 2.274.278 dólares, 1.076.929 de diferencia.
Además, también se pierden unos $5.000 millones por intereses de mora en los 5 años transcurridos.
OPAM, que nunca ha demostrado intención de pagar las estampillas, ha pedido una aclaración al Consejo de Estado y pretende que le digan que tampoco debe pagar el capital, por lo que la ciudad mantiene el riesgo de perder los devaluados $10.000 millones.
Entonces, por una equivocación de funcionarios del gobierno local, que no han dado explicaciones, el Municipio perderá una fracción o la totalidad de los impuestos a los que nos venimos refiriendo. Igual que ocurrió con la omisión de incrementar la tarifa de Megabús, que por el laudo arbitral que favoreció a la compañía Integra S.A. terminará costándonos, a los contribuyentes locales, $12.000 millones.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -