19.1 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

NO TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR

Es tendencia

- Advertisement -

Por: Víctor Zuluaga Gómez

Y también podríamos afirmar lo contrario, es decir que no todo el tiempo pasado fue peor. Todo depende desde dónde se haga la mirada. Así por ejemplo, si asumimos la historia como un proceso lineal, observando todo lo que tiene con los desarrollos tecnológicos y científicos, podemos decir que en este sentido nos encontramos en la actualidad con el privilegio de unos grandes desarrollos, con unas grandes producciones, gracias a los a avances de la ciencia. 

Basta mirar el pasado, dentro de lo que podríamos llamar una periodización creada por los europeos, para constatar que hubo una etapa primitiva, en donde las condiciones de subsistencia para el hombre eran bien duras. Otra etapa sería la Edad Media en donde existía un sector privilegiado, aristocrático y amplios sectores de siervos, trabajadores marginados de la propiedad sobre la tierra. Vendría el llamado Renacimiento, con grandes logros de desarrollo tecnológico, pero parejo a ese proceso, la aparición de la esclavitud. Es decir, en cada etapa, excepto en la primera, podemos hablar de unos sectores privilegiados minoritarios, y amplios sectores marginados de muchos beneficios.

Si observamos el presente, lo que podemos ver es que desde hace ya bastante tiempo, hay dos modelos sobre los cuales se pretende construir una sociedad más justa, más equitativa, a saber, el capitalismo y el socialismo. 

El gran problema es que son teorías creadas en sociedades con unas características especiales, desconociendo una diversidad de culturas, de etnias, como las africanas y las americanas. Ello ha llevado a que la desigualdad persista, a que sean grupos privilegiados los que tienen acceso y pueden gozar de los beneficios de esos grandes desarrollos tecnológicos. 

El presente, lo podemos observar, no es nada halagüeño, y nos espera un futuro en donde todo se mide por la producción, por la cuantificación, pero lo cierto es que la exclusión, y el creciente número de seres humanos que siguen en situaciones, por decirlo de alguna manera, inhumanas, es bien grande.

Un cuestionamiento básico a la tesis del progreso social viene dado desde la pregunta sobre quiénes son los que pueden acceder a tales beneficios y quiénes no. Con esta cuestión no se trata tanto de pretender establecer como solución la inclusión de los excluidos, sino de desterrar los presupuestos que legitiman el hecho de que el progreso sólo sea privilegio de unos pocos, condenando al anonimato y silencio a los muchos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -