14.7 C
Pereira
martes, abril 23, 2024

NO HABRÁ CAMBIO A PARTIR DEL ODIO.

Es tendencia

21 DE ABRIL

BILINGÜISMO

- Advertisement -

Recuerdo que recién llegado a Pereira para vincularme como docente en la Universidad Tecnológica, acepté la invitación de un compañero para hacer parte del equipo de fútbol de los profesores, en calidad de arquero, con tal mala fortuna que en el primer partido tuve una lesión en la mano izquierda, pues se fracturó un pequeño hueso. Salí de inmediato para la sede del Seguro Social y después de una larga espera me manifestaron que el médico encargado de ese tipo de traumas, no estaba y, por lo tanto, me iban a hospitalizar. Me pareció absurdo que para una lesión de esas tuvieran que hospitalizarme y así lo manifesté, de manera que la enfermera volvió a insistir con el médico, que se encontraba en otra clínica atendiendo pacientes, y había abandonado su turno en el Seguro. Después de varias horas, se hizo presente, no sin ocultar su mal genio, y me atendió, como se dice “de mala gana”.

Lo anterior para recalcar lo que ha venido recalcando Mariana Mazzucato, la economista de origen italiano, en el sentido de que el sector público no debe declararle la guerra a lo privado o viceversa, sino que debe haber un trabajo mancomunado. Es decir, creer que la corrupción es únicamente del sector público o del privado, no deja de ser una aseveración sin sentido. 

Dice Mazzucato: “El debate no es si más Estado o más sector privado, sino de saber trabajar juntos…No sirve que el presidente se pase hablando consigo mismo, que haga grandes discursos o monólogos, si los integrantes del Gobierno no saben trabajar juntos. Si eso no sucede, nada funciona”.

Lo otro es que con gran frecuencia algunos ministros descalifican a los diferentes gremios del sector privado, para luego llamarlos a encontrar salidas conjuntas. No podemos olvidar, diría Mazzucato, que, si bien es importante asignar importantes recursos para los sectores menos favorecidos, también es cierto que se deben buscar soluciones para que la productividad, tanto en el sector privado como en el público, se haga realidad. Es decir, si no se estimula la productividad, no habrá de dónde obtener los recursos para los sectores que más lo necesitan. 

De lo que se trata entonces es de hablar menos y encontrar la manera de transformar ambiciones que son críticas en una forma distinta de trabajar. 

(Como para reír: Petro va a ser demandado por las catástrofes del cambio climático)

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -