19.4 C
Pereira
viernes, junio 14, 2024

Mujer

Es tendencia

“DESATANDO,

PEREIRA TIENE PAPÁ

- Advertisement -

Neverg Londoño Arias
Columnista

Historiadores, estadistas y sacerdotes pueden tener la clave de las razones por las cuales la cultura patriarcal destrona a la mujer de su grandeza y la convierte en un ser dependiente, víctima de una extraña violencia fundamentada en el desamparo legal y social ante la falsa creencia de su incapacidad. Las religiones la subvaloran: “Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada”, (San Pablo); “La mujer no está hecha para ser libre”, (El Hinduismo); “Hombres y mujeres son iguales… Alá ha hecho que uno de ellos supere al otro” (El Islam). En contraposición a esta evidente misoginia fomentada por el clero de todas las religiones, ellas responden con gran humildad convirtiéndose en el puntal de la religiosidad familiar y conformando el más amplio núcleo de creyentes desde la aceptación y la fe sin límites.

En la cultura del macho se conserva el temor de perder la hombría haciendo ostentación de virilidad y obstaculizando todo cambio que provoque el despertar de las mujeres a un mundo con total independencia. La situación en la zona rural se hace un poco más compleja dado que las tradiciones están mas arraigadas y el factor religioso es un poco más dominante.

La mujer está encargada por la naturaleza para perpetuar la vida humana. Al lado del hombre y la comunidad, construye sociedad y cultura, aglutina la familia, participa de las veleidades de la paz y de la guerra y se desempeña con solvencia en las actividades de la ciencia y el desarrollo tecnológico y científico. Estas consideraciones no representan obstáculo para que la religión, la ley y las viejas tradiciones se consideran con derecho a tomar decisiones sobre su modo de vivir, su vida de relación, su cuerpo y su maternidad.

Liberarse de las ataduras del patriarcado ha sido tarea difícil en medio de una competencia desigual. La mujer ha provocado grandes cambios, ingresa a la academia, supera hostilidades, asume responsabilidades, ocupa cargos de gran exigencia y se desempeña en todas las actividades donde se necesite ingenio y constancia.  La tradicional “ama de casa” abre los ojos ante este extraño personaje de los nuevos tiempos y espera su oportunidad.

Los grandes propósitos de la actividad futura de la mujer se orientan a afianzar su papel en la tierra como coparticipe en la construcción de un mundo mejor desde el trato digno y la abolición de todo acto impropio que afecte la condición humana.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -