23.2 C
Pereira
domingo, mayo 26, 2024

Misioneros y científicos

Es tendencia

- Advertisement -

Por: Iván Tabares Marín

Hace varios lustros se publicó una investigación de la Universidad de los Andes sobre las leyes aprobadas por aquellos días que clasificaba a sus autores como misioneros o científicos. Los misioneros buscan hacer el bien a la comunidad, o a un sector, sin considerar las consecuencias, efectos colaterales o los daños que pudiesen causar. En cambio, los científicos legislan después de un análisis juicioso teniendo en cuenta los estudios, variables, experiencias de otros países y la relación costo-beneficio.

Estamos próximos a ver a los científicos manejando el gobierno de algún país con la asesoría de la Inteligencia Artificial. Mientras eso sucede, seguiremos soportando en todo el mundo populistas de izquierda y de extrema derecha haciendo mucho daño con su estilo misionero, creando subsidios, violentando los derechos humanos y engañando a los pobres para que sigan votando por ellos como si las buenas intenciones los legitimaran.

Una de esas leyes improvisadas por “misioneros” estableció que la casa de la madre cabeza de familia no podía ser embargada. Esa ley desencadenó una ola de separaciones conyugales entre las parejas más pobres y llevó a los bancos a negar créditos a esas madres. Asistimos a las improvisaciones de un misionero que solo promete subsidios como solución absurda de todos los grandes problemas sin tener en cuenta los daños que va a causar a los mismos pobres y a la economía colombiana.

La reforma pensional acabará el sistema de ahorro individual, el único viable, para mantener el régimen de prima media insostenible dada la tendencia poblacional, pues habrá muchos más adultos mayores que jóvenes asalariados. La reforma pensional de la Corte Constitucional (a la que dediqué una columna) acabará de agravar la situación. El comodín de Gustavo Petro es crear subsidios con el único propósito de ganar votos y garantizar la permanencia de la izquierda en el poder, como cualquier chofer de bus venezolano. 

El estilo misionero será utilizado también para la reforma agraria cuando los economistas han demostrado que ese programa no genera equidad y ha fracasado en todo el mundo con pocas excepciones. La tierra no es un gran activo económico como era en 1930. 

Los subsidios de $ 500.000 para las madres cabeza de familia han dejado en evidencia al misionero Petro que improvisa sin estudios serios y científicos, como también, la decisión de recortar las cotizaciones al sistema de salud de las damas en cincuenta semanas por cada hijo, hasta tres. Eso es una infamia. Cuando cada día se hace más difícil sostener a un hijo, se presiona a las mujeres pobres a tener tres para eternizar su pobreza. O es un engaño. En Bogotá, el número de miembros por hogar es 2,6; para 2033 se proyectan 2,3 según informe de El Espectador.

No existe un solo estudio que demuestre que los jóvenes serán buenos ciudadanos con un subsidio de un millón de pesos. El presidente del odio de clases juega a ser misionero para expiar sus pecados de guerrillero y de mal gobernante.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -