16.4 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

Miscelánea

Es tendencia

- Advertisement -

James Cifuentes Maldonado

Columnista

Estamos en la recta final de la campaña para elegir nuevo congreso y nuevo presidente y, en esta oportunidad, los cierres se han tornado más complejos, cada vez es más difícil que las personas acepten la invitación o hagan “el favor” de acudir a las plazas o los recintos, no tanto a escuchar a los candidatos, porque hay algunos que no tienen mucho que decir, sino a dejarse ver, como una forma de respaldo o de medición de fuerzas. 

Así que, no nos digamos mentiras, hoy por hoy llenar un parque o una plaza, salvo en el caso de Gustavo Petro, que se especializó en recoger adeptos, correligionarios y espontáneos, por todas las ciudades y pueblos por donde pasa, ya no es una tarea fácil y, si nos fuéramos a revisar los listados y a cotejar identidades, quizás nos llevaríamos sorpresas, como que, a los diferentes eventos, incluso de candidatos enfrentados, asiste la misma gente.  ¿Cómo y por qué? ahí les dejo ese trompo en la uña; solo hago eco de un comentario que recogí andando la calle. 

Por este medio, hace ya un tiempo hice algunas observaciones sobre la carrera al Senado; hoy les compartiré algunas anotaciones sobre las opciones a la Cámara por Risaralda, que ameritan mi comentario. 

Gabriel Jaime Vallejo Chujfi. Buena persona, buen abogado, buen padre y buen vecino, pero está en el lugar equivocado. Espero que la realidad actual del país y 20 años de hegemonía del uribismo pongan al Centro Democrático en su justa dimensión y podamos respirar aires nuevos. 

María Irma Noreña. La ciudad sabe que es una líder y una dirigente con mucho perrenque y que es la que ha estado tras los logros políticos de Mauricio Salazar, por ello no puedo evitar cierto desconcierto de que, desde un principio, no fuera ella la que aspirara a la Cámara y verla ahora en una valla abrazada con su esposo que renegó del Congreso. 

Carolina Giraldo. Una figura como ella le sentará bien a cualquier corporación, por su juicio y tenacidad. Me la imagino como legisladora y su aporte en un eventual gobierno de izquierda, que podría darse. 

Diego Patiño. Es un cacique, que se ganó su espacio en la cúpula del liberalismo risaraldense y tiene todo para repetir en la Cámara.  Le reprocho no haber tenido la voluntad de mantener unido al partido y no reconocer el liderazgo emergente de Juan Pablo Gallo. 

Aníbal Hoyos. Pude conocerlo en su cierre de campaña en el Barrio Cuba. Entiendo que está precedido de gran prestigio como empresario y alcalde de Belén y si Gallo lo escogió como su principal llave, es porque confía que le abrirá la puerta de los votos del occidente, donde Hoyos es fuerte. 

Sigifredo Salazar. Dicen que cuenta con el apoyo con prelación de Samy Merheg, lo cual supone una gran ventaja. Lo conocí en su ejercicio como gobernador y me parece un tipazo. 

Juan Carlos Rivera. Mucha gente dice tiene la curul asegurada; es quizás el de menos discurso, pero el de más oficio como político; no se le conocen escándalos ni desafueros, y hace honor al lema de su campaña: La constancia.  Coincido con él en algunos proyectos de ciudad en Pereira y lo estaré acompañando el próximo 13 de marzo. 

Adenda. Se acerca ese momento fatídico, cuando las estrategias se oscurecen, las jugadas se hacen bajo de la mesa y los maletines van y vienen.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -