15.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Mirador cubano

Es tendencia

- Advertisement -

Por: Jhon Jairo Ramírez Alviz.

La desigualdad social la palpamos todos los días, en nuestra Ciudadela Cuba, desde el estrato cero hasta el seis; con un porcentaje de: 12% bajo-bajo; 10% bajo; 16% medio-bajo; 39% medio; 15% medio-alto; y, el 8% alto.
El 22% de pobladores de Cuba, viven en condiciones infrahumanas; en casuchas de guaduas, plásticos y cartones; en su mayoría, en invasiones, donde cocinan en fogones de carbón e iluminan las noches con luces de linternas.
Hace cuatro meses, 45 bomberos de Pereira, Dosquebradas y Santa Rosa de Cabal, atendieron una conflagración de grandes proporciones en el antiguo asentamiento La Guamera, con un saldo de 17 viviendas consumidas, 70 personas damnificadas y 54 perritos rescatados de las llamas. Según las autoridades, el incendio se inició en un fogón de carbón.
En cordones de miseria, en algunas de las invasiones aún no legalizadas, tienen servicios de: luz, agua y gas, alejados de la institucionalidad y desconociendo requerimientos de las autoridades; ni siquiera, se reportan en las urnas en las jornadas electores; y, los pocos que sufragan, lo hacen con desagrado. Es un grave problema, difícil de resolver, ante la terquedad de personas aferradas a espacios impropios, donde el hambre y la miseria afectan especialmente a niños y ancianos.
Con Administraciones anteriores, participé –como líder social- en mesas de trabajo para reducir la deserción escolar, evitar suicidios y combatir el consumo de drogas. Logramos desarrollar varios programas que, en su momento, dieron buenos resultados. Pero… en esas casuchas de guaduas, plásticos y cartones, sus moradores siguen alejados de la Institucionalidad, conviviendo en condiciones infrahumanas. Esa es la cruda realidad del 22% de pobladores de la Ciudadela Cuba.
La clase media baja, 16%, corresponde a vendedores ambulantes y empleados informales que,sobreviven con dificultades alimentarias y de salud.
El estrato medio, 39%, con empleos directos, realizan verdaderos esfuerzos para el sostenimiento familiar; la mayoría, con deudas de amortizaciones quincenales, para atender la educación de sus hijos, alimentación y el pago de servicios públicos.
El 15%, estrato medio-alto, está dedicado al comercio organizado y viven en condiciones aceptables. Y, el 8%, clase alta, vive cómodamente; disfrutando, la mayoría, de las rentas de sus propiedades.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -