13.5 C
Pereira
miércoles, julio 24, 2024

MI BARCO ZARPÓ

Es tendencia

- Advertisement -

Esperaba en el muelle, sin saber el motivo de mi pausa; no tenía noción del tiempo que había pasado con mi nave anclada en aquel lugar, contando otoños y estrellas fugaces, queriendo perseguir su reflejo en la inmensidad del mar. Me detuve por una razón que no podía recordar y aún permanecía inmóvil. No fueron los años, ni el frío del invierno, ni las ráfagas de viento, fue sólo que la espera se convirtió en tormento. Estaba allí, pero perdida, desubicada ¿Es posible perderse en alta mar sin partir del muelle?

Un amanecer, sentí que la espera había terminado; quizá fue que lo brillante del día me reflejó hasta el alma. Con temor desaté mi nave, con valentía me despojé del ancla. Mi barco zarpó sin más tripulación que mis sueños y unas ganas enormes de sumergirme en lo desconocido. Desde entonces sólo navego. No busco un puerto, no quiero atracar mi nave en otro muelle. Quiero naufragar, perderme, y justo allí, en la mitad de la nada, recordar que es mejor estar perdido en el mar por vivir con pasión, que perder la vida esperando en el muelle.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -