19.7 C
Pereira
lunes, febrero 26, 2024

Mayoras y nadies

Es tendencia

- Advertisement -

Neverg Londoño Arias
Columnista

Enorme alboroto han causado las palabras de Francia Márquez candidata a la Vicepresidencia, al mencionar las minorías del país marginado. En entrevistas registradas en varios medios de comunicación ha reiterado:  -”Este es un país con una dirigencia que nos llevó a una política de guerra, de hambre, de exclusión. Los nadie y las nadie queremos vivir sabroso”. -“Soy porque somos: es una respuesta de vida que dice que yo soy si usted es, que nosotros somos si la naturaleza es, esa filosofía heredada de nuestros mayores y mayoras que fueron esclavizados, pero que siempre le apostaron a la construcción colectiva”…

En el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, “mayora” es la mujer del mayor, sustantivo femenino; y “mayor” la persona que excede en edad o autoridad a otra. Con base en el dinamismo propio de cada lengua si la palabra está registrada por la academia no está mal visto utilizarla en el contexto de la cultura ancestral donde hacen presencia mujeres sabias que en las comunidades olvidadas construyen familia, generan riqueza y engrandecen el país resistiendo con terquedad las dificultades del desarraigo.

“No dejar a nadie atrás” dice la ONU al insistir sobre el respeto a los Derechos Humanos; y el escritor uruguayo Eduardo Galeano replica: “Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.  Los nadies : los hijos de nadie, los dueños de nada. Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos: Que no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata”.

El canibalismo verbal propio de las campañas electorales en Colombia ataca  sin piedad y limitada información los lapsus del repentismo político. Esta actitud invita a leer, documentarse y estudiar un poco más atendiendo la sugerencia de una respetable senadora que también ha patinado en el mismo charco del desacierto.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -