27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

MARTÍN SÁNCHEZ PALMA

Es tendencia

- Advertisement -

Jaime Cortés Díaz

Falleció Martín Sánchez Palma, arquitecto, prominente ciudadano y persona vinculada a causas de la ciudad y la región con ahínco, pasión que era reflejo de ese parentesco venido en su sangre por ancestros como Ricardo Sánchez, historiador de Pereira en la primera parte del siglo XX. Tuve la ocasión de conocer a Martín en 1967- 68, cuando fui designado Secretario de Hacienda y Educación por el alcalde Fabio Alfonso López y él desempeñaba la Dirección de Planeación. En ese gabinete figuraban Fernando Agudelo Velasco, Juan Manuel Buitrago, José de la Cruz Velázquez, William Montoya Zapata, Gilberto Castro, entre otros, radiantes de juventud, equilibrados, transparentes y con muchos deseos de hacer transformación urbana y llenos de civismo a toda prueba. Recuerdo a Martín discurrir en severos debates en el Concejo exponiendo planes ante gladiadores de la estirpe de Alonso Valencia Arboleda, Fabio Ángel Jaramillo, Jaime Salazar Robledo, Pedro Nel Mesa y demás titulares. Luego aportó su conocimiento en el Centro de Estudios CEDE de la universidad de los Andes, lo mismo en el Agustín Codazzi. En semblanza a este especial ser humano, que revela su carácter, su hijo, asimismo arquitecto y gran empresario de la construcción, Juan David Sánchez Acosta, en el panegírico que pronunció en sus exequias, expresó: “En vida, pudimos decirle que su trabajo fue reconocido, sus obras valoradas y su pensamiento escuchado. También le dijimos que dejara de ser terco en algunas de sus posiciones y que no siempre tenía la razón. Solo el tiempo y la edad lo llevaron al final de sus días a dejarse atender, ayudar y, medianamente, a concedernos la razón en alguno que otro tema”.

“Su vida profesional fue muy generosa y longeva; tuvo la oportunidad de aprobar planes de desarrollo, realizar más de 30 interventorías y diseños arquitectónicos como el Palacio Departamental y el Diario del Otún. Construyó más de 50 obras, entre las que se destacan el Palacio de Justicia, Medicina Legal, Plan Piloto de Armenia, Facultad de Bellas Artes de la UTP y, recientemente, la Viabilización de 200 colegios en todo el país y la construcción de más de una docena de ellos, entre otros. Fundó la Sociedad Colombiana de Arquitectos y Camacol Regional Risaralda, participó igualmente en la Sociedad de Mejoras, Planeación Municipal y en los cimientos del Colombo Americano, el Museo de Arte y Asul”.

Dentro de este contexto es importante relievar su propensión a participar de manera mancomunada y permanente en objetivos cívicos a los que entregó jornadas destinadas al progreso comunitario. No se reservó tampoco opiniones y disensos. De allí nace su afán en organizar los gremios de la construcción y la profesionalidad, coparticipando con la academia y los entes oficiales en proyectos de interés público. Fue benefactor para que entidades de esa naturaleza no desaparecieran. En el Comité Intergremial, estuvo en su junta directiva, siempre cumplido y preocupado por la suerte de la comarca. No en vano recibió condecoraciones por su labor y lo mejor: la compañía de Lucia su amadísima esposa, sus hijos y nietos. ¡Qué inmenso vacío deja este legendario ilustre!

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -