14.7 C
Pereira
martes, abril 23, 2024

MARTES SANTO

Es tendencia

21 DE ABRIL

BILINGÜISMO

- Advertisement -

Las religiones predican el culto a los dioses tutelares en el contexto fundamental de la fe, requisito único para todo creyente. De acuerdo con los dogmas en lo divino se sintetizan todas las creaciones, bondades, poderes y saberes conocidos y por conocer en el mundo y en el universo. El ser humano, entre tanto, sigue solo, perdido en el laberinto de sus contradicciones, mirando al cielo con desconsuelo y esperando sus nuevas libertades, su redención.

En la “Tierra Santa”, cuna de religiones, son pocos los que creen en el Jesús del Nuevo Testamento. La mayoría árabe vive en el año de la Hégira AH.1445-1446, rinde culto a Mahoma y practica la religión del Islam con la guía sagrada de El Corán. El pueblo Judio se aferra al Antiguo Testamento de la Biblia, vive el año 5784, idealiza a Moisés y al Rey David y se orienta por medio de las enseñanzas de La Torá. Los Cristianos divididos entre Católicos, Protestantes y Ortodoxos, rinden culto a Jesús, viven el año 2024, deambulan en franca minoría cuidando lugares sagrados, idealizan el Nuevo Testamento, recuerdan sus luchas por tener un espacio en los lugares santos y oran al cielo en territorios donde siempre hay proximidad de guerras eternas, un ambiente lleno del olor de los incensarios y el calor atosigante de las murallas de los antiguos templos.

La discrepancia entre los jerarcas de los diferentes credos que miran hacia un mismo cielo, un mismo Dios y unas similares bienaventuranzas es tema de nunca acabar. El ser humano es dominante, controversial, utilitario y político. Las verdades reveladas son su fortaleza. El Día Internacional de las Religiones poco o nada deja, simplemente se resignan a mirar el territorio de cada organización como un ejercicio de respeto y tolerancia con el otro, el que posiblemente piensa diferente.

Como en los tiempos bíblicos, Judíos y Palestinos en “Tierra Santa” se trenzan en una lucha por el dominio territorial. Las potencias mundiales se hacen sordas ante la masacre. Cristo es nuevamente crucificado en cada niño, cada mujer y cada hombre víctima de la sed de venganza de una dirigencia que cree poseer la verdad, su verdad. Los guerreristas de todo el mundo están de plácemes. Los pacifistas hacen su duelo sobre los escombros de sus templos calcinados y el lamento de los pocos sobrevivientes considerados culpables del delito de ser palestinos como ese niño que hace 33 años nacía en Belén.

Desde lo alto de la cruz Jesús contempla la tragedia de su pueblo, mientras una lágrima rueda por su mejilla ensangrentada. 

Es Martes Santo.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -