Manzanero, el más grande

Ernesto Zuluaga Columnista Puedo asegurarles sin temor a equivocarme que la gente que lleva la música en sus entrañas es la más feliz. Se los dice un romántico empedernido que fue amamantado con boleros y que los adoptó —desde que tuvo uso de razón— como compañeros inseparables de su existencia. Para mi fortuna, la de…

Contenido Exclusivo

Este contenido hace parte de nuestra edición digital exclusiva
para suscriptores.

Compartir