18.1 C
Pereira
lunes, mayo 27, 2024

Mamá, te pareces a Dios

Es tendencia

PENSANDO EN VOZ ALTA

La Vorágine

- Advertisement -

(Pbro. Diego Augusto Arcila Vélez) 

Ningún país como Colombia Celebra con tanto agrado y placer el día de mamá. Fue en 1926,  siendo presidente de la República el doctor Pedro Nel Ospina, quien decretó Fiesta Nacional: “que todo segundo domingo de mayo se homenajeará al ser más bello, la madre”.  Celebración que incluía izada de bandera en los balcones. Es una larga tradición de casi un  siglo, que nos hace aflorar en este día lo mejor y hasta lo peor de nosotros como hijos, pues  paradójicamente, en este día y noche anterior, se presentan muchas peleas y hasta tragedias  familiares. Ciertamente, el rol maternal también ha sufrido una transformación, los  movimientos feministas, el muy bien y respetado puesto de la mujer en la sociedad, y otros  elementos, han hecho caer en “desuso” el bello y maravilloso don que la mujer, y solo ella  tiene, el de gestar la vida y darla a luz.  

Hoy, y por fortuna, la mujer es empresaria, artista, líder, su papel en la sociedad es  grandemente relevante. Pero más allá de eso, sin lugar a equivocaciones, el privilegio de la  maternidad solo es de ella y nada ni nadie la puede reemplazar. Ser mamá, y lo afirmo por  todos los que la hemos tenido, es ternura, comprensión, perdón, solidaridad, paz, y todo lo  bueno y grande que nos imaginemos. Nada se compara con el amor de mamá, siempre  dispuesta, atenta, sacrificada y dando de corazón lo máximo por sus hijos y nietos. Ella es  luz, sol que no se apaga, bondad a toda prueba. No hay poesía, ni canción, ni libro, ni palabra  que abarque su grandeza. Mamá, te pareces a Dios.  

Aunque el instinto maternal permanezca en las mujeres que han dado a luz, su vocación  puede verse debilitada debido a muchos aspectos: ausencia del padre, estabilidad económica,  trabajo, egoísmo -después de estudiar, pasear y vivir mi vida, veré si soy madre-, vacíos  emocionales en una sociedad hiper conectada que desestimula tan noble vocación; el  reemplazo de los hijos por las mascotas que cada día se posicionan más y llenan el corazón,  los cuidados y el tiempo.  

El cambio de época ha precipitado la naturaleza, a alterar los roles que dinamizan y dan  sentido a la verdadera existencia; papá y mamá no pueden ser reemplazados por nada ni por  nadie, ellos no han caído en el anonimato, ni mucho menos han perdido vigencia, la figura de  la familia es primordial y hoy más que nunca relevante. Todo programa de gobierno, todo  proceso educativo, todo fin económico y empresarial, todas las instituciones debemos hoy  rodear lo que nos han enseñado desde siempre, que la familia es la “célula primera de la  sociedad y de la vida”. “Porque Dios me formó en tus entrañas, me hizo en el seno de mi  madre” (Salmo 139, 13) ¡Felicidades, mamá!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -