21.4 C
Pereira
jueves, julio 25, 2024

Los realities y su impacto en nuestra sociedad

Es tendencia

¿SERÁ POSIBLE?

PARADIGMAS CIUDADANOS

Busca por dentro

- Advertisement -

*Rodrigo Tabares Ruiz

Hace 70 años llegó la televisión a Colombia, país de noticieros, telenovelas y realities. Estos últimos han tenido un impacto significativo al punto de convertirse en el formato más visto y comentado en nuestro país. Su finalidad es mostrar la “realidad” contada a través de la ficción, por medio de una variedad de situaciones para captar la atención y la fidelidad de los televidentes.

Este tipo de formatos tiene tanta influencia y popularidad que muchas personas crean en su cabeza infinidad de imaginarios: de progreso, reconocimiento, dinero, oportunidades y fama. Los realities se han convertido en un gran fenómeno de entretenimiento en nuestra sociedad y han desplazado a los programas informativos y educativos, poniendo por encima la lógica del rating. Rating que se gana por medio de la venta de la intimidad, el morbo y el voyerismo.

 Los realities como Protagonistas de Novela, El Desafío y La Casa de los Famosos, se han afianzado en la oferta televisiva por sus costos de producción, mucho más económicos y fáciles de hacer que un argumental. Estos programas se han convertido en la tabla de salvación de los canales privados, ante la falta de buenas historias y las exigencias del público.

 De otro lado, en la televisión colombiana de los años 60 había limitación de recursos técnicos, pero existía mucha creatividad y talento; contrario a lo que ocurre hoy con la programación de los canales privados, donde hay muchos recursos técnicos, pero escasean el talento y la creatividad. Antes la televisión pública presentaba dramatizados de grandes producciones de la literatura universal, y hoy encontramos enlatados, el reencauche de viejas producciones y por supuesto, los «famosos realities», cuyo aporte cultural es muy pobre.

Otro aspecto importante del impacto social de los realities show es su influencia en las normas y valores sociales. Algunos críticos argumentan que estos programas tienden a glorificar el conflicto, el drama y la competencia desleal, promoviendo una cultura de la confrontación y el espectáculo. En lugar de resaltar valores como la cooperación, la empatía y la integridad, estos programas a menudo enfatizan el triunfo a cualquier costo, lo cual puede influir negativamente en la conducta de los espectadores, especialmente los más jóvenes.

La pregunta que nos queda es si el formato de realities y novelas es suficiente para garantizar el pluralismo informativo y los objetivos educativos y culturales propios de un servicio público como la televisión. Se han dejado de lado la educación y el compromiso social solo por un interés de rentabilidad.

*Universidad Cooperativa de Colombia

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -