13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

Los misioneros en el territorio de Guacuma

Es tendencia

- Advertisement -

Ramiro Tabares Idárraga
Columnista

Una marca o impronta en la sociedad colombiana, se refiere a ese periodo trágico de la violencia partidista, el cual divide mas a un pais sumido no solo en hambre y pobreza, sino en violencia de carácter político y religisosa. Se rompen los mas elementales protocolos de guerra, y  esa embestida de la violencia, afecta grandemente al campo, al campesino y general afecta los eco sistemas.

Desde los despachos oficiales, las guarniciones militares y los pulpitos, se destila veneno para el contradictor politico; y esa masa amofa, iletrada y armada arremete contra sus propios hermanos, provocando masacres y asonadas,  con cifras de muertos, heridos y desplazados, aun sin cuentas claras.Es el caos dejado por el Frente Nacional, ya que el remedio resulto mas

perverso que la enfermedad. Los firmantes del famosos pacto excluyente, solo les interesaba crear un modelo de gobierno sin controles y manejado por ellos mismos, y  ahi estan las consecuencias. La anarquía y los excesos de los mal llamados lideres de la política y la economía son evidentes.

El obispo  de la Diócesis de Pereira Baltazar  Alvarez Restreo, conocedor a profundidad de la situación del territorio de Quinchia, tuvo a bien dar el aval para la llegada de los misioneros de Burgos España. Su misión era compleja, conflictiva y peligrosa ya que se trataba de los territorios del Capitán Venganza y otros bandoleros, por los cuales el gobierno central ofrecía cifras millonarias por su captura o información. Se ganaron la confianza de los indígenas, paisa y caucanos, y mediante una pastoral social intervinieron el territorio con obras educativas, religiosas y deportivas. El propio venganza permitía que lo asistieran en sus borracheras y trabas y que donaran la premiación de campeonatos de futbol veredal.

La fundación de escuelas y colegios resulta vital para la formación de las generaciones venideras. Enseñaron a las mujeres artes y oficios para estabilizar los hogares,  generando  ingresos, y a los menores les enseñaron a jugar futbol, y no tirar machete o disparar un arma. Mas que inversión en armas y soldados, hay que apuntarle a la pedagogia.La educación redime.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -