21.4 C
Pereira
jueves, julio 25, 2024

Los 95 de la Cámara de Comercio

Es tendencia

¿SERÁ POSIBLE?

PARADIGMAS CIUDADANOS

Busca por dentro

- Advertisement -

Luis García Quiroga
Columnista

Son como Los 50 de Joselito, temas musicales del recuerdo que invocan el espíritu de navidad pandémica, cuya cuarta ola nos mete más miedo que ciertos políticos.

Estuve en la celebración de los 95 años de esta entidad creada por auténticos líderes cívicos, como Nepomuceno Vallejo, con visión de largo plazo que ya quisiéramos tener en estos tiempos aciagos donde las instituciones deberían ser exorcizadas de los demonios decadentes.

Desde 1926, señalaron la ruta de grandeza empresarial, construyeron capital social y generaron una enorme cultura institucional que orientó a Pereira hacia la prosperidad, sin polarizar y sin meter en política a nuestra principal entidad privada en todos los tiempos.

Ninguno pidió que le doblaran el sueldo, ni se hizo elegir a ver qué le tocaba. Sabían que, si el comercio y los negocios eran buenos para la ciudad, también lo eran para ellos. Nunca fueron grupo de presión, de esos que Mancur Olson llamó “cárteles buscadores de renta”.

En mis tertulias con Hugo Ángel Jaramillo aprendí que el espíritu fenicio de los pereiranos solo tuvo disrrupción cuando Jorge Roa Martínez sembró la semilla del concepto tecnológico como articulador de desarrollo moderno. El Instituto Técnico y la UTP, son creaciones del gran Roa.

Impulsada ayer por el furor cafetero y hoy por las remesas y la posición geoestratégica, Pereira mantiene su vocación de comercio y servicios que, pese a la crisis, sigue creciendo tal como lo mostró el presidente ejecutivo de la Cámara Jorge Iván Ramírez: En 2017 había 23 mil comerciantes registrados y 22 mil establecimientos. Hoy son 28 mil con 26 mil establecimientos. Pero queremos una Cámara creativa, ambiciosa y metiendo el hombro por la ciudad y la región.

Entre los empresarios e invitados a Expofuturo me dio gran complacencia dialogar con dos grandes que dedicaron sus mejores días al servicio de la ciudad desde la Cámara: Fabio Amaya Posada y Rodrigo González Gaviria.

En los años 80 tuve el privilegio de verlos trabajar con el resto de la Cámara en la sede de la séptima con 17 en cuyo piso 12 de RCN fui director de noticias. Fui testigo de proyectos, entre ellos la construcción del edificio de la octava con 23 y la compra a quince mil pesos metro cuadrado, el predio donde hoy está el Centro de Convenciones Expofuturo.

Ellos cumplieron sus deberes y objetivos misionales con pulcritud e impulsaron el desarrollo más allá de lo que la ciudad esperaba.

El desafío de la actual Cámara es claro: recuperar el liderazgo, la fortaleza institucional y crear capital social para la competitividad. Son tareas inaplazables y propósitos supremos no solo como reto corporativo, sino además, por la necesidad invocada por los tiempos que corren.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -