22.4 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

Legado de las mujeres matemáticas

Es tendencia

- Advertisement -

*Rodrigo Tabares Ruiz

Columnista

Matemáticas para un mundo mejor”, es el tema oficial de la segunda edición del Día Mundial de las Matemáticas, celebrado recientemente y aprobado en 2019 por parte de la UNESCO, fecha propicia para destacar los valiosos aportes de las mujeres a las matemáticas.

Cuando revisamos el proceso de desarrollo de las matemáticas aparecen los aportes básicamente de los hombres desde Tales de Mileto hasta nuestros días, en la memoria de la mayoría de la gente, y aún de muchos estudiosos, son escasos los registros sobre el aporte de las mujeres a esta ciencia. Las mujeres figuran sólo en casos excepcionales, generalmente están condenadas al anonimato o aparecen a la sombra de un hombre a pesar de haber hecho aportes iguales o superiores a ellos en diferentes campos, como el de las matemáticas, terreno que ha sido considerado de dominio casi exclusivo del llamado sexo fuerte.

En no pocas ocasiones las mujeres tuvieron que asumir la apariencia masculina e incluso adoptar nombres masculinos, como el caso de la brillante matemática francesa Sophie Germain, quien realizó sus estudios con el nombre de monsieur Antoine August Leblanc, a causa de los prejuicios contra las mujeres matemáticas. Sophie consiguió el primer progreso importante en el siglo XIX, demostrando un teorema que recorría buena parte del camino hacia la solución de la ecuación del matemático francés Fermat, para valores de números que sean primos mayores de 2 y para los cuales 2n+1 sea primo también.

De otro lado, una de las más brillantes matemáticas de la antigüedad es Hipatia de Alejandría, hija de un profesor de matemáticas, quien fue nombrada para explicar las doctrinas de Platón y Aristóteles en la Biblioteca de Alejandría. Además de la filosofía y las matemáticas enseñó geometría, astronomía y álgebra. Hipatia escribió no menos de 44 libros e invento aparatos como el planisferio, pero su vida se truncó a los 45 años, cuando fue asesinada por oponerse a la adopción del cristianismo.

Otro caso importante es el de la yugoslava Mileva Maric, primera esposa del científico Albert Einstein, matemática que descolló por sus conocimientos y genialidad. Ella podía resolver los problemas más complejos, inclusive aquellos concernientes a la teoría de la relatividad que hicieron famoso a Einstein, y que en buena medida le corresponden a ella, pero finalmente Mileva quedó a la sombra del gran físico, sin recibir el reconocimiento que se merece.

*Universidad Cooperativa de Colombia

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -