13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

Las noticias falsas y la libertad

Es tendencia

- Advertisement -

Rodrigo Ocampo Ossa

Columnista

Cuando el doctor Edward Jenner  aplicó  el virus de la viruela a un niño de ocho años en 1.796  se dio inicio  al proceso de   erradicación de esa terrible plaga, al cual siguieron   la reducción de la poliomielitis, la tosferina y  el sarampión, entre otras enfermedades que hoy están casi controladas por el uso generalizado de las vacunas. Pero al mismo tiempo  nació el movimiento antivacunas, con argumentos que han variado a través del tiempo, desde religiosos hasta la destructiva y mendaz afirmación de que algunas  están vinculadas con el autismo, hecha en una revista científica por Andrew Wakefield, hoy excluido de la profesión médica. La gravedad de la epidemia  de Covid 19 y la desastrosa respuesta colectiva de encerrar a todo el mundo han radicalizado a los antivacunas y suma a la pelea a quienes, sin serlo, se preocupan seriamente por la injerencia de los Estados en la vida de los ciudadanos, creando una situación muy grave. Entre las propuestas para controlar la pandemia están la de imponer la vacuna por la fuerza y perseguir a quienes difundan noticias falsas sobre el covid. A la primera se han negado de plano los gobiernos democráticos, aun cuando están restringiendo la movilidad de los no vacunados con la exigencia del carnet para poder circular, algo muy parecido a la ocupación en tiempos  de guerra, pero relativamente tolerado por lo inédito de la situación. Lo que no se puede aceptar es la propuesta de prohibir o castigar la difusión de noticias “falsas”. En primer lugar, porque la calificación de veracidad no es sencilla. Fueron las mismas autoridades de salud  quienes ordenaron fumigar los vehículos con Clorox, medida ridícula e inocua, y hubo altas personalidades recetando Ivermectina como medicamento  magistral. En segundo lugar, porque aun no se sabe a ciencia cierta como combatir el virus. Si no hay una verdad científicamente establecida, todo puede ser “fake news” o una verdadera innovación que salve vidas. Vale la pena recordar que Galileo fue condenado por difundir la falsa idea de que la tierra gira alrededor del sol, y que  Cristóbal Colón casi no consigue financiar su viaje, pues se basaba  en la loca idea de que la tierra era redonda.  Ojalá que el miedo del cual se están lucrando muchos no sea la justificación para  restringir la libertad de información, ya bastante golpeada con leyes como las que castigan en Europa la revisión del genocidio del pueblo armenio.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -