22.4 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

Las mujeres, ¡se harán contar!

Es tendencia

- Advertisement -

Alvaro Rodríguez H.

Columnista

A nombres ya probados y priorizados en los propósitos políticos que ha vivido Risaralda, se espera que otros más contribuyan en la lista amigable, para escoger precandidaturas a alcaldías y gobernación.

El proceso está en marcha.

Llama, sí, la atención, por ahora, el de la Administradora Ambiental de la UTP y con Maestría en Biología en manejo de conservación de vida silvestre de la Universidad Nacional y gerente del bioparque Ukumary, Sandra Milena Correa Montoya, como una apuesta de largo aliento.

Tiene metas y propósitos que la catapultan como una ejecutiva por tener en cuenta. Que ha y viene cumpliendo – con mayúscula- retos que la vuelven atractiva en la esfera de lo público.

En lo turístico, en la conservación de espacios y sostenibilidad ambiental, para la ciudadanía.

Pero de manera especial con notas relevantes en la forma de cómo con mística y convicciones – tan escasas en lo político – llena de orgullo y disciplina su quehacer laboral. Confiable y mostrable.

Ella, con justicia, ha sacado proyectos como la clínica y su unidad de nutrición, el Centro de Bienestar animal y de manera adicional, cómo con su aire joven ha sacado adelante el parque en lo financiero y en proyectos.

Un manejo sensible, sostenible, al que le ha agregado ser una mujer estudiosa, brillante y orgullosa de la región.

A ellos, se suma el nombre de la ambientalista y concejal, Nancy Henao, quien ha levantado la mano. Tiene hoja de vida. Agregue: Diana Osorio Bernal, de brillante desempeño en Desarrollo Económico y Competitividad y en otras áreas, donde su impronta es recomendable.

A ellas, nombres como el de las diputadas, Juliana Enciso Montes y Paola Andrea Nieto Londoño, que estiran el escenario y cuyas voces tienen recorrido y han palpitado por una Risaralda posible. La gente les reconoce su empeño y trabajo.

Con justicia, el nombre con registro de Lina Arango, a quiénes, por su atrevimiento y arrojo, es vista con recelo. Risaralda tendrá en ellas, reservas en la sed de buen gobierno. De responsabilidad y seriedad política.

Ojalá, este deseo se multiplique por las alcaldías. Retumbe en la Risaralda profunde y rebote desde la periferia al centro, al núcleo de los municipios y se instale, por ellas, un fuerte deseo de cambio. En consecuencia, las mujeres, se harán contar y son sinónimo por una Risaralda distinta y honrada.

alvarocomunicacioines@yahoo.com

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -