19.4 C
Pereira
miércoles, junio 19, 2024

“Las adicciones no discriminan”

Es tendencia

- Advertisement -

El tema de las adicciones es amplio y complejo, abarcando desde las sustancias químicas hasta comportamientos compulsivos. Desde una perspectiva científica y psicológica, las adicciones se entienden como una enfermedad del cerebro que altera su estructura y función.

La adicción se define como una necesidad compulsiva de consumir una sustancia o realizar una actividad, a pesar de las consecuencias negativas. Este trastorno se caracteriza por el uso persistente, deseos intensos, y una dependencia que puede ser tanto física como psicológica.

El consumo de drogas y otras conductas adictivas afectan principalmente el sistema de recompensa del cerebro. Sustancias como el alcohol, la nicotina, o las drogas ilícitas estimulan la liberación de neurotransmisores como la dopamina, que produce sensaciones de placer. El uso repetido altera la forma en que el cerebro experimenta el placer, haciendo que las actividades normales sean menos satisfactorias, lo que incrementa la dependencia de la sustancia o comportamiento adictivo. La adicción lleva a la ansiedad y la depresión, a problemas de autoestima y auto imagen, al aislamiento social; pueden causar daños físicos, deterioran el rendimiento laboral y académico, dañan las relaciones familiares y personales.

Todo tipo de adicción destruye no solo al individuo, sino también a su núcleo familiar, afectando de manera significativa a las comunidades que las padecen. Todo comienza con una elección, convirtiéndose luego en una compulsión que escapa al control del individuo. La adicción no discrimina; puede atrapar a cualquiera, independientemente de su edad, sexo o estatus social. Su verdadero costo, no se mide en dinero, sino en vidas y oportunidades perdidas. Detrás de cada adicción, hay una historia no contada de dolor y lucha; es por ello, que cualquier adicción no solo roba el presente, sino que hipoteca el futuro.

Hay quienes piensan que es casi imposible salir de una adicción, sin embargo, otro creemos que sí, y el primer paso para superarlas, es reconocer que se tiene un problema que requiere ayuda. Prevenir la adicción es un acto de amor hacia uno mismo y hacia los demás. Recuperarse de una adicción es posible, pero requiere coraje, compromiso y apoyo continuo.

En resumen, las adicciones son trastornos complejos con profundas consecuencias para el individuo y la sociedad. Un enfoque integrado que incluya tratamiento médico, apoyo psicológico y espiritual y una rehabilitación social son esenciales para abordar este problema de manera efectiva.

Padre Pacho 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -