26.6 C
Pereira
viernes, marzo 1, 2024

La visión neoliberal del senador Gallo frente a la misión social de las cajas

Es tendencia

- Advertisement -

Harold Salazar Arboleda

Columnista

Según datos del informe del Balance social a 2021 de Comfamiliar Risaralda, esta caja presenta 188.952 afiliados, 191.725 beneficiarios y 20.602 empresas articuladas, lo cual representa en términos de población departamental a ese año el 39.3%. La caja destinó más de $2.600 millones    de pesos en kits escolares en el año que se toma como referencia. De igual forma brinda auxilios para la salud, alimentación, nutrición, educación, vivienda; ofrece programas para la atención integral a la niñez, crédito y recreación entre otro amplio portafolio de servicios sociales.

La clínica, la universidad, el parque Consotá, el colegio bilingüe, son solo unas muestras de los desarrollos que impactan día a día a un cúmulo importantes de trabajadores y sus núcleos familiares. Pero eso genera miradas celosas y poco claras de determinados sectores políticos, que ven allí un fortín interesante, al cual no se le ha permitido acceder a pesar de sus múltiples intentos.

En los años 90, la mayoría de los países de América Latina asumieron el modelo neoliberal de la economía, ofreciendo bondades desde lo teórico, pero la realidad refutó por medio de los hechos que ese modelo solo sembró destrucción y pobreza. El neoliberalismo parte de la condición egoísta e individualista: sálvese el que pueda. Desde Adam Smith, se ha pregonado que la búsqueda libre del bien individual conlleva al bienestar de la sociedad. Pero hasta el día de hoy, ha sucedido todo lo contrario.  Sus ideólogos, a veces camuflados, aparecen en el espectro político ofreciendo proyectos cobijados bajo esa sombra destructora de lo neoliberal.

En una rueda de prensa el Senador Gallo, propuso la reducción gradual de los aportes a las cajas, lo que muestra su verdadero talante que poco tiene que ver con lo social. Con su propuesta se hace apología a un modelo que debe despreocuparse del bienestar social, a la no intervención estatal en las funciones que no sean atractivas para el sector privado; se hace referencia a enfoques como el de la China y la India, con una desprotección social casi total a los trabajadores.  Al estimular el “sálvese el que pueda”, en el fondo lo que se propone solo es dar claras ventajas económicas y políticas a los más poderosos.

El acceso a la recreación para una familia que devengue, por ejemplo, el salario mínimo, sin el subsidio de Comfamiliar es complejo, de igual forma sucede con el acceso a diferentes servicios de la salud, a exámenes de laboratorio, a la educación superior, a la formación para el trabajo con programas y cursos ajustados a las necesidades de los empresarios, entre otros, además de ser todos ellos logros que durante más de cincuenta años se han venido construyendo y no pueden desaparecer para complacer a un senador que tal vez responda a otro tipo de intereses.

Las cajas de compensación son una apuesta social y solidaria que acompaña a los empresarios y sus empresas con los compromisos sociales hacia sus trabajadores y familias, y antes de proponer su desaparición, lo que se debe es estimular su desarrollo para que pueda alcanzar mayor cobertura poblacional y de servicios.

PD: No pertenezco a ningún partido político, ni aspiro a algún cargo público y tampoco soy funcionario de Comfamiliar Risaralda. Solo soy un ciudadano con una visión humanística de la sociedad.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -