21.9 C
Pereira
lunes, marzo 4, 2024

La vigencia del viejo Marx

Es tendencia

- Advertisement -

Víctor Zuluaga Gómez

Columnista

Sin duda alguna Carlos Marx fue el referente más importante en todo lo que tiene que ver con la consolidación de los primeros regímenes socialistas, como el de la Unión Soviética y Yugoeslavia. Pero si bien su anhelado paraíso socialista de una sociedad igualitaria ha fracasado, no así algunos principios que en su momento enunció.

 

Decía Marx que el capital siempre se dirige y se establece en aquel lugar en donde la rentabilidad es mayor. Un elemental principio que tiene vigencia y que basta con observar lo que ocurrió (ocurre) con países como Japón y China en donde la mano de obra es mucho más barata que en los Estados Unidos y Europa  y por lo mismo, el capital ha emigrado a estas latitudes con el fin de obtener una mayor ganancia en sus productos.

 

Y este es uno de los motivos por los cuales los países que quieren atraer la inversión extranjera, brindan una serie de garantías a los inversionistas, además de la existencia de una mano de obra barata. Hablemos, por ejemplo, de las exenciones tributarias, en donde los empresarios se quejan de que realizan una alta tributación, pero la realidad desmiente esta afirmación. Veamos por ejemplo las consideraciones que hace unos de los analistas económicos más importantes como es Salomón Kalmanovitz.

 

Dice el autor en cuestión, haciendo referencia a un estudios realizados por Luis Jorge Garay u Jorge Espitia, que “los voceros de los gremios empresariales se quejan de que la tributación los tiene abrumados y que pagan el 60% de sus ingresos al fisco. La realidad, según este estudio es que los impuestos sobre la renta pagados por las personas jurídicas correspondieron al 1.3% de sus ingresos brutos, al 1.8% de su patrimonio líquido y al 3.9% de sus ingresos operacionales  menos sus costos totales de producción, o sea, de la ganancia como tal.

 

La razón de la discrepancia es elevado monto de deducciones  y exenciones que exoneran a la empresas en 2018 de 17.2 billones, que es el recaudo que el Gobierno Nacional  deja de recibir debido a los tratos tributarios preferenciales”.

El anterior análisis es corroborado por Juan Camilo Cárdenas, profesor de la Universidad de los Andes, cuando afirma que las exenciones tributarias alcanza una cifra de 9 billones, cifra nada despreciable en esta coyuntura económica que tiene el país.

Como quien dice, si no hay exenciones, el capital emigra.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -