15.9 C
Pereira
lunes, julio 22, 2024

“La vida es bella”

Es tendencia

- Advertisement -

Padre Pacho

Columnista

Una de las películas más reconocidas y aclamadas por la crítica internacional, indudablemente ha sido “La vida es bella”, el guion, la banda sonora y las interpretaciones de sus actores la convierten en un largo metraje inolvidable, capaz de ir de la risa al llanto y de transmitir infinidad de emociones. Una verdadera obra maestra, cargada de mensajes, dirigida y protagonizada magistralmente por Robert Benigni, 1997.

El film está inspirado en un sobreviviente de Auschwitz, un judío-italiano que se muda a Arezzo para trabajar en un hotel, quien se encuentra con una profesora procedente de una familia acomodada afín al régimen fascista. Guido trata en todas sus formas por conquistarla, triunfando el amor entre ellos, forman una familia, sin embargo, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, hará que toda su vida se desmorone, terminando en los horrores de un campo de concentración.

“La vida es bella”, es una película que comienza en tono alegre, cómico y divertido, difícilmente intuimos que estamos ante un drama, pasando de un tono alegre, hacia una tragedia; sin embargo, Guido no pierde la sonrisa ni un instante, trata siempre de luchar por su supervivencia y la de su familia, guiado siempre por una frase de Schopenhauer: “con la voluntad se puede hacer todo”. Guido es un ejemplo de lucha y superación ante las adversidades, y quienes sobreviven, son aquellos que, pueden encontrar un sentido a sus vidas, conservando siempre su dignidad humana.

Como decía Víctor Frankl: “El hombre puede conservar un vestigio de la libertad espiritual, de independencia mental, incluso en las más terribles circunstancias de tensión psíquica y física”. El autor de “La vida es bella”, tiene un profundo convencimiento de que gran parte de los prisioneros que lograron sobrevivir en los campos de concentración nazis, siempre permanecieron aferrados a la esperanza; expresada en la idea de volver a ver un ser amado, a la misión de una misión por cumplir o a una tarea que solo ellos podían realizar al salir de allí.

El propósito de Guido fue su familia, por eso nunca se dio por vencido, porque tuvo algo fundamental porque luchar, que va más allá de sí mismo, y por eso no sucumbió ante la adversidad. Guido tenía un porqué, una voluntad y es esa misma sensación que logra proyectar en su hijo. Su lucha y esfuerzo, tuvieron su recompensa, la supervivencia.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -